Latest News

Brasil, favorito unánime ante la amenaza de España, Argentina y Alemania

España expone el trono al que se encumbró en Sudáfrica 2010 en Brasil, el país del fútbol por permiso de los creadores británicos, en un Mundial que se presenta apasionante y apasionado, con la selección anfitriona como máxima aspirante con permiso de la defensora del título, Argentina y Alemania, las otras escuadras que encabezan los pronósticos.

El máximo torneo del orbe futbolístico regresa a Brasil 64 años después del mítico ‘Maracanazo', del encuentro que marcó a todo un país en el que Uruguay propinó un inesperado golpe de mano en la línea de flotación de todo un país y quizá del mundo.

Aquella final en la que la Celeste derrotó a Brasil es uno de los momentos míticos de la historia del fútbol y del deporte. Como muchos se han encargado de insistir, desde dentro del país y desde fuera, el fantasma del ‘Maracanazo' sigue deambulando y ahora lo hace con más fuerza que nunca.

Brasil acude a esta cita, a su cita, como el gran favorito. Los pentacampeones ansían el sexto título. Con todo el país detrás, un equipo, como casi siempre, ambicioso y competitivo, y un dúo de primera y de éxito en el banquillo con Luiz Felipe Scolari y Carlos Alberto Parreira, es el número uno en los pronósticos.

Ya lo demostró en la Copa de las Confederaciones del pasado año. El ensayo del Mundial le salió cara, al ganar con autoridad y solvencia en la final a España, la defensora del cetro universal, la dominadora del balompié en los últimos años con su inconfundible estilo combinativo.

Neymar es la referencia de la ‘canarinha'. Su figura estelar. Tiene ganas de volver a brillar tras su difícil primer año como barcelonista, de conducir a su equipo a la gloria.

España, como otros muchos equipos, se presenta muy pendiente del estado físico de buena parte de la plantilla tras una temporada muy dura y agotadora. La estadística, la historia, le concede pocas opciones, porque revalidar el título mundial es algo más que complicado. Pero ya rompió el molde en la Eurocopa al apuntarse las de 2008 y 2012. Además, varios de los ‘clásicos', de sus figuras, quieren poner un broche estelar a unas carreras más que exitosas con la Roja.

Lo peor para brasileños y españoles es que podría incluso darse el caso de que se cruzaran en los octavos de final. Si unos acaban primeros y otros segundos de sus grupos, se encontrarían en un duelo que nadie quiere. De tal manera, el objetivo de ambos es cumplir los pronósticos y sellar la primera plaza para evitarse.

Mientras Brasil tiene un grupo asequible con Croacia, México y Camerún, España se encuentra en otro algo más duro, con Holanda y Chile como grandes rivales, y Australia como cenicienta.

Brasil arrancará en el partido inaugural ante Croacia. España se medirá en su primer encuentro a Holanda. Es decir, la reedición de la final de Sudáfrica. Máxima dificultad.

El equipo de Vicente del Bosque tendrá en Chile a otro oponente de enjundia. Ya lo ganó en la fase de grupos de Sudáfrica. Pero la 'roja' sudamericana llega a Brasil como un equipo más potente, más hecho, con más experiencia. Los de Jorge Sampaoli están llamados a ser una de las alternativas.

Argentina ansía su tercer título. Para muchos este debe ser el Mundial de Leo Messi. Y para Messi también es un sueño que quiere convertir en realidad. Tiene la misma edad que la que tenía Diego Armando Maradona cuando guió a la albiceleste al título en México'86.

Puede ser su momento, en el que el mejor jugador del mundo los pasados años, que ha cuajado una temporada bastante discreta, explote con su selección y la corone campeona mundial. Además, el torneo se juega en América, donde logró sus dos títulos, en casa y en México. Hacerlo en Brasil sería un añadido estelar.

La tricampeona Alemania completa el cuarteto de grandes favoritos. El conjunto de Joachim Low mantienes las cualidades históricas del balompié germano y le añade una indudable calidad futbolística.

Quiere romper la racha de los terceros puestos en las dos anteriores citas mundialistas y volver al primer plano, perdido en los últimos tiempos por la irrupción de España.

Pero al margen de los cuatro favoritos, Brasil 2014 ofrece un ramillete de conjuntos dispuestos a resquebrajar la teoría. La tetracampeona Italia, siempre competitiva, acude con el buen fútbol que expone desde la llegada de Cesare Prandelli; Chile quiere exponer en el escaparate mundialista su tremenda progresión; Uruguay, cuarta en Sudáfrica, pretende ser de nuevo protagonista aunque está pendiente de la rodilla de Luis Suárez; y Colombia, que finalmente no podrá contar con su gran estrella Radamel Falcao, dispone de un arsenal de primer nivel.

Mientras que Inglaterra ofrecerá mucha savia nueva con los clásicos que encabezan Wayney Rooney, Frank Lampard o Steven Gerrard; y Francia parece haber renacido bajo el mando de Didier Deschamps; Portugal se encomendará de nuevo a Cristiano Ronaldo, delantero del Real Madrid, último ganador del Balón de Oro que pese a los problemas físicos con los que ha acabado la temporada se dispone a encarar esta cita pleno de moral por alcanzar la Liga de Campeones con récord anotador.

Los ingleses integran el grupo de la muerte junto a Italia y Uruguay, con Costa Rica como equipo más débil sobre el papel, si bien cuenta con uno de los mejores guardametas del momento, Keylor Navas.

Muchos aguardan el rendimiento de Bélgica, que vuelve a un Mundial tras una travesía por el desierto con una escuadra joven pero muy prometedora; Holanda siempre es la ‘oranje' pese a su renovación en la zaga porque mantiene un rendimiento muy alto con grandes nombres en ataque; y Croacia reivindica de nuevo al fútbol balcánico junto a Bosnia-Herzegovina, la única selección que debutará en una fase final de todas las que competirán en Brasil.

La armada africana (Camerún, Nigeria, Costa de Marfil, Ghana y Argelia) y la asiática (Corea del Sur, Japón, Irán y Australia) pueden dar más de un disgusto e incluso alguna siempre da más de una sorpresa y llega lejos.

México, tras una tortuosa fase clasificatoria, Estados Unidos, Costa Rica y Honduras intentarán defender con éxito a la CONCACAF, aunque parece que sus opciones, sobre todo en el caso del ‘tri', son menores a la vista de lo ocurrido en la previa.

A falta de conocerse la evolución de última hora de varias de las figuras inicialmente convocadas, habrá, como es tradicional, importantes bajas, como el galés Gareth Bale, protagonista del fichaje más caro de la historia para el Real Madrid; el austríaco David Alava, campeón europeo con el Bayern; el meta checo Petr Cech; el turco Arda Turam; el polaco Robert Lewandowski, nuevo fichaje del bayern; el paraguayo Roque Santa Cruz o el peruano Paolo Guerrero, por citar algunos casos.

Brasil 2014 también se jugará en las calles, como ocurrió en la Copa de las Confederaciones y en estos meses previos, con las protestas de buena parte de un país en contra del desembolso para su celebración, que reclama que se hubieran dedicado dichas cantidades a necesidades sociales.

Se prevén numerosas manifestaciones y actos de protestas que buscarán el eco internacional, por lo que las medidas de seguridad se han intensificado. Serán días de agitación en el país del fútbol, dentro y fuera de los estadios, algunos de los cuales están a disposición del Mundial casi sobre la campana.

Related stories from Miami Herald

  Comments