Latest News

Senadores buscan facilitar pagos de Cuba

La batalla por la flexibilización del embargo a Cuba escaló un nuevo peldaño el martes cuando líderes del Senado exigieron al gobierno de Barack Obama que no desvirtúe la aplicación de las recientes medidas aprobadas por el Congreso y facilite las operaciones comerciales con la isla.

En una carta enviada al Departamento del Tesoro, el grupo de 15 influyentes senadores reclamó que las autoridades se ajusten a la ley de presupuesto aprobada la semana pasada y anulen el requerimiento de pago por adelantado al gobierno cubano.

"Esto es contrario al espíritu de la ley, que tiene por fin eliminar ese procedimiento'', indicó la misiva, encabezada por el presidente de la Comisión de Finanzas del Senado, Max Baucus, demócrata por Montana. "Estamos preocupados al ver que la OFAC [Oficina de Control de Bienes Extranjeros] continúa ignorando el cambio de definición [en los pagos] y haciendo una interpretación jurídicamente inexacta''.

El documento suscrito por los senadores hace referencia a una norma emitida por OFAC el 11 de marzo en la que se reafirma que las transacciones comerciales con Cuba continuarán funcionando mediante pagos por adelantado a la salida de las mercancías de los puertos estadounidenses.

Sin embargo, la ley presupuestaria de $410,000 millones aprobada por el Congreso un día antes echó por tierra ciertos controles a la venta de productos agrícolas a Cuba, cortándole los fondos para que OFAC supervise las transacciones financieras.

El punto crucial para la aprobación de la ley de presupuesto en el Senado fue entonces la polémica cláusula sobre la venta de productos alimenticios a la isla. En un momento de estancamiento en la votación, el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, prometió por escrito a los senadores demócratas Bill Nelson y Bob Menéndez que el gobierno interpretaría la nueva legislación de manera estricta, asegurándoles que Cuba tendría que continuar pagando sus compras por adelantado.

Finalmente la medida se aprobó en el Senado por votación de 62-35.

Pero los congresistas partidarios de suavizar las clavijas del embargo consideran que Geithner utilizó "estrategias mañosas'' para desbloquear el debate en torno a Cuba y permitir la aprobación de la legislación sin contratiempos mayores.

De hecho, lo que estipuló el Congreso fue retornar el funcionamiento de las operaciones financieras a la situación existente antes de febrero del 2005, cuando la administración de George W. Bush dictaminó que las compras de productos agrícolas debían ser abonadas por el gobierno cubano antes de que los cargamentos abandonaran los puertos estadounidenses.

Hasta ese momento, la estatal Alimport podía pagar las compras en el momento de llegada a territorio cubano.

Durante el pasado año, las ventas de alimentos a Cuba ascendieron a $710 millones, un incremento del 61 por ciento con respecto al 2007. Desde que el Congreso autorizó las operaciones comerciales con la isla en el 2000, el gobierno cubano ha comprado más de $2,000 millones en productos agrícolas a firmas estadounidenses.

"He trabajado para establecer vínculos y abrir Cuba a los productos estadounidenses y seguiré presionando al Departamento del Tesoro hasta que este tema se resuelva'', afirmó Baucus.

Entre los firmantes de la carta al Tesoro está el veterano senador republicano Richard Lugar, quien el pasado mes distribuyó un informe en el Congreso con la propuesta de reevaluar la política del embargo a Cuba.

Las fricciones entre congresistas y el Departamento del Tesoro por el tema de Cuba forma parte de una escalada de debates en torno a la utilidad del embargo como instrumento de presión sobre el régimen castrista.

Por el momento, la ley presupuestaria levantó las restricciones de viajes a Cuba, impuestas por la Casa Blanca en el 2004. La OFAC refrendó la decisión del Congreso mediante una orden emitida la pasada semana, que permitirá una mayor frecuencia de las visitas de cubanoamericanos a sus familiares y una ampliación a $179 diarios en gastos permitidos durante la estancia en la isla.

En su campaña electoral, Obama prometió revisar la política hacia Cuba, pero hasta el momento no ha hecho ninguna declaración pública al respecto.

No obstante, los sectores políticos opuestos a la normalización de relaciones con Cuba no parecen dispuestos a ceder en sus propósitos.

"En mi forma de ver las cosas, éste no es el momento de tener incertidumbres en nuestra política hacia Cuba'', escribió el senador cubanoamericano Mel Martínez en una carta al Presidente.

Martínez estuvo entre los senadores que dijeron sentirse confiados en el compromiso establecido por el Departamento del Tesoro durante los debates de la ley de presupuesto.

wcancio@herald.com

  Comments