Fracaso ante Alemania repercute en todo Brasil

07/09/2014 3:20 PM

08/31/2014 11:16 PM

La onda expansiva del bombazo del 7-1 contra Alemania, el martes en Belo Horizonte, irá más allá del cambio de entrenador en la selección de Brasil y reformas en el fútbol auriverde. También afectará la campaña presidencial para la reelección de Dilma Rousseff.

Por lo pronto es seguro que la última vez que Luiz Felipe Scolari esté al frente de la Seleçao será en el partido que nadie quiere, por el tercer puesto, el sábado en Brasilia.

Lo más probable es que en los próximos días se anuncie para el cargo al extécnico del Corinthians, Tite, para trabajar con miras a Rusia 2018.

El periódico Folha de Sao Paulo dijo que “esta derrota debe servir como lección para poner las bases a nuevos tiempos como lo hicieron los alemanes después de perder en semifinales en el 2006”.

Excampeones mundiales brasileños como Wilson Piazza y Pepe pidieron reformular las estructuras del balompié en el país.

Felipao dirigió 54 partidos a Brasil, entre el 2001 y 2002 y 2012 hasta ahora. Acumuló 38 victorias, siete empates y nueve derrotas. Lo más probable es que pase a integrar la comisión técnica de la Confederación Brasileña de Fútbol.

Rousseff declaró el miércoles en la mañana en Brasilia a la jefa de corresponsales de CNN, Christianne Amanpour, de que “ni en su peor pesadilla imaginaba que Brasil iba a perder de esa manera. Pero Brasil será capaz de superar esta situación extremadamente dolorosa”.

Mientras, trascendió que tras la “masacre” en el estadio Minerao, los asesores de la campaña de reelección de Rousseff piensan cambiar de estrategia y desligarse de todo lo que ocurre con la selección auriverde y enfocarse en la parte organizativa del torneo, que es donde más réditos obtuvo.

En ese sentido se piensa exaltar las obras realizadas por el gobierno, no solamente en estadios sino también en vías, aeropuertos e infraestructura en general. No se pondrá énfasis en los $11,000 millones invertidos en la Copa. El domingo en la final se extremarán las medidas de seguridad para que nada manche la organización del campeonato.

Por lo pronto, durante el Mundial, la aprobación de la presidenta subió del 34 al 38 por ciento. Las elecciones están previstas para el 5 de octubre próximo.

En la Granja Comary, en Teresópolis, lugar de concentración del seleccionado brasileño, se pusieron carteles el miércoles con la palabra vergüenza. Los carteles fueron retirados pronto por personal de seguridad.

Por otro lado, en Sao Paulo se reportó que fueron quemados varios ómnibus y saquearon una tienda de artículos electrodomésticos. Y en Copacabana, Río de Janeiro, hubo peleas en los alrededores del Fan Fest.

Va tomar mucho tiempo a Brasil digerir el 7-1, y los periódicos del miércoles coincidieron en señalar que esa caída fue peor a lo ocurrido en 1950, cuando los favoritos auriverdes perdieron 2-1 la final contra Uruguay en lo que se conoce como el “Maracanazo”.

Join the Discussion

Miami Herald is pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news. Some of the comments may be reprinted elsewhere on the site or in the newspaper. We encourage lively, open debate on the issues of the day, and ask that you refrain from profanity, hate speech, personal comments and remarks that are off point. Thank you for taking the time to offer your thoughts.

Terms of Service