Mundial: Precios caros de Brasil asombran al visitante

06/05/2014 3:24 PM

06/06/2014 5:39 PM

Visitantes de la Copa Mundial, bienvenidos a Brasil, la tierra del fútbol, el sol y precios estratosféricos.

A diferencia de lo que ocurre en otras naciones latinoamericanas, donde el dólar todavía rinde bastante, Brasil es increíblemente caro.

Si a alguien le queda dinero después de pagar precios exorbitantes por el pasaje aéreo y el hotel, no le durará mucho. Una caipirinha puede llegar a costar $10, una hamburguesa $15 y una pizza con pepperoni $35. Y esos son los precios que pagaba el brasileño incluso antes de la invasión de turistas con motivo del Mundial.

“Los precios de Río son absurdos’’, sostuvo María Anda, una artista noruega que vive en Brasil desde hace un año, mientras disfrutaba del sol en la playa de Ipanema. “Me sigue gustando, vale la pena estar aquí. Pero no es el paraíso’’.

Los altísimos precios son atribuidos al “custo Brasil’’, o “costo en Brasil’’ y alude a los precios generados por una combinación de altos impuestos y tarifas de importación, una mala infraestructura, una buena dosis de ineficacia y una enorme burocracia.

Es normal que la demanda que produce un evento como la Copa Mundial genere un aumento de precios. Pero, dado que los precios de Brasil eran ya de por sí altos, los turistas deben prepararse para pagar fortunas y no sorprenderse si reciben bienes o servicios de mala calidad, expresó Rafael Alcadipani, profesor de administración de empresas en la Fundación Getulio Vargas, un prestigioso centro de estudios e investigación privado.

“Todo lo que compre en Brasil le va a costar más que en Estados Unidos o en Europa, pero la calidad va a ser inferior’’, señaló Alcadipani.

Los precios de los hoteles en muchas de las subsedes se han más que duplicado. La empresa TripAdvisor, con sede en Massachusetts, dice que los visitantes de Río serán quienes más paguen. La tasa promedio es de $445 por noche. Si se toma en cuenta la comida, la entrada a los partidos y otros gastos, quienes vienen solos a Río gastarán unos $682 diarios.

En la escala de ciudades más caras le siguen Fortaleza y Manaus, con gastos promedio de $602 y $554 respectivamente. Incluso en las subsedes más baratas, Cuiaba y Sao Paulo, el visitante deberá desembolsar $457 y $477 diarios, término promedio.

“Los precios son ridículos. Todo subió. Lo único que puedes comprar en Brasil es una bikini, una cachaza (bebida típica) o un par de (sandalias) hawaianas’’, afirmó Gillian Santos, un brasileño que vive en Bélgica y que vino de visita a Río recientemente. “¿Cómo hacen los brasileños para pagar esas sumas? Es un escándalo’’.

Los expertos dicen que los precios están tan altos porque la oferta no satisface la alta demanda. Unos 40 millones de brasileños --una quinta parte de la población-- se incorporaron a la clase media en la década pasada gracias a un sostenido crecimiento económico y a programas sociales del gobierno. Entre el 2009 y el 2012 el salario promedio subió más del 40%, de $8,140 anuales a $11,630, según el Banco Mundial. En muchos casos, el incremento en los ingresos y más acceso a fuentes de crédito ha ayudado a que la gente gaste compulsivamente.

Brasil trata de proteger las industrias locales cobrando altas tarifas a casi todos los bienes importados. Si un visitante pierde algo, difícilmente lo reemplace en Brasil.

Un iPhone 5 desbloqueado, por ejemplo, cuesta $649 en Estados Unidos y $1,250 en la página de Apple de Brasil. ¿Necesita zapatillas para correr? El popular modelo Flyknit Lunar 2 de Nike cuesta $313 en un centro comercial de Río, casi tres veces lo que se paga en Estados Unidos.

La lista continúa. Unos jeans Levi 501 cuestan de $80 para arriba. Un Big Mac $6.28, más que en la mayoría de los países. Y los precios de cremas de afeitar, jabones, pañoletas de papel y aspirinas son dos o tres veces los que se pagan en otros sitios.

“Todo es caro’’, dijo Nadir Fraguas, una empleada bancaria jubilada que se preguntaba en un centro comercial de Río si gastar $100 en una casaca de Brasil para su nieto. “La ropa, los autos, la comida... Aquí se paga mucho y se recibe muy poco. Los precios ya estaban altos, y ahora son imposibles’’.

Join the Discussion

Miami Herald is pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news. Some of the comments may be reprinted elsewhere on the site or in the newspaper. We encourage lively, open debate on the issues of the day, and ask that you refrain from profanity, hate speech, personal comments and remarks that are off point. Thank you for taking the time to offer your thoughts.

Terms of Service