Tres técnicos argentinos en el Mundial

04/05/2014 12:00 AM

04/07/2014 11:37 PM

José Pekerman fue chofer de taxi y Jorge Sampaoli trabajó en un banco. Alejandro Sabella es el único de ese trío de técnicos argentinos que siempre vivió del fútbol, aunque para eso tuvo que dejar sus estudios de abogacía.

Emparentados por la humildad, el sentido común y por haber sido centrocampistas, el Mundial de Brasil los verá a la cabeza de planteles diferentes: Pekerman dirigirá a Colombia, Sampaoli a Chile y Sabella a Argentina.

Sobre las huellas aún calientes de las eliminatorias, los tres dejaron un grato recuerdo ya que ocuparon el podio: Sabella llevó a Argentina a la cúspide, Pekerman fue su escolta y Sampaoli impulsó a Chile a un tercer lugar después que el equipo estaba casi hundido cuando lo dirigía el también argentino Claudio Borghi.

Ninguno de los tres cree en rebotes fortuitos o gambetas milagrosas, pese a contar con jugadores que encandilan en el mundo como Lionel Messi, Radamel Falcao, en duda para Brasil por una lesión, y Alexis Sánchez.

En lo táctico, los tres son obsesionados por el trabajo con videos, conocen pelos y señales de cualquier jugador de selección o que les llame la atención y todos ellos priorizan más el ataque que la defensa.

Pekerman y Sabella reconocen haber aprendido un poco de cada uno de los técnicos que tuvieron. Sampaoli, en cambio, es confeso admirador del también argentino Marcelo Bielsa, aunque afirma tener su propio sistema en el que prioriza la salida por las bandas y la solidaridad entre sus jugadores.

Pekerman y Sabella hacen de la mesura un culto, hablan lo justo, los éxitos los celebran con discreción, no suelen poner reparos a los fallos arbitrales, ni tampoco excusas triviales en las derrotas.

Sampaoli es más excéntrico y aparatoso que sus compatriotas: brazos al cielo, manos a la cabeza y un paseo sistemático por el corralito de la cancha, son postales que lo distinguen.

"Pekerman, Sabella y Sampaoli están lejos de la soberbia y lo que hacen es que la estrella sea el equipo y no un jugador en particular", dijo a la AP Jorge A. Videla, técnico de formaciones juveniles y sociólogo deportivo. "Los relaciono con una orquesta, cuando el violín o el piano están en su esplendor, pero en la sumatoria lo que brilla es la canción, es decir, buscan que se destaque el equipo y no las individualidades".

Pekerman es el único que tiene experiencia al frente de un equipo mundialista ya que dirigió a Argentina en Alemania 2006; Sabella fue ayudante de campo en Francia 1998 de Daniel Passarella, mientras que la actividad de Sampaoli se redujo a dirigir equipos menores de Argentina y de primera división en Perú, Ecuador y Chile.

Además de haber llevado al quinto lugar a Argentina en 2006, cuando el local Alemania la eliminó por penales en cuartos de final, Pekerman ganó tres Mundiales Sub20 con Argentina: Qatar 1995, Malasia 1997 y Argentina 2001. También dirigió equipos de su país, Chile, México, además de ser director deportivo del Leganés español.

Antes de encarar esa exitosa etapa con los juveniles, y tras haber colgado los botines en Independiente Medellín a los 28 años, Pekerman fue sostén de familia manejando un taxi por las calles de la capital argentina.

Sampaoli integraba las divisiones menores de Newell's Old Boys, cuna de Lionel Messi, pero una fractura de tibia y peroné lo obligó a dejar el fútbol con apenas 19 años.

Entonces fue cajero de un banco de su ciudad natal de Casilda y poco después se ganó la vida en una localidad cercana trabajando en un registro civil, donde llegó a firmar actas de nacimiento y de defunción.

Sabella nació en el seno de una familia sin problemas económicos y mientras jugaba en la cantera de River Plate estudiaba abogacía, carrera que cursó unos dos años hasta que la abandonó para dedicarse de lleno al fútbol.

Los apodos más comunes de Pekerman son "Don José" o "El profe"; Sampaoli es conocido en Chile como "Don Sampa", mientras a Sabella le dicen "Pachorra".

"Me dicen 'Pachorra' porque me gustaba mucho dormir la siesta", recordó Sabella, de 59 años. "Aún me gusta dormir, pero ahora todo se complica porque tengo muchas cosas en la cabeza, la más importante, el Mundial".

Join the Discussion

Miami Herald is pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news. Some of the comments may be reprinted elsewhere on the site or in the newspaper. We encourage lively, open debate on the issues of the day, and ask that you refrain from profanity, hate speech, personal comments and remarks that are off point. Thank you for taking the time to offer your thoughts.

Terms of Service