Luis G Rivas Villa

16 people loved this story

Luis G's Story

La vida nos quita pero también nos da. El año 1958 empezó como otros años - lleno de alegría y felicidad. Parecía que la vida me tenía preparada una gran lección. A principios del mes de febrero falleció mi padre, luego en noviembre mi madrina, Leonor. Parecía que la vida me quería dar una mala jugada. Llegó diciembre y todo se volvió aun más triste y complicado. Comenzó la toma de Sancti Spiritus por el Ejército Rebelde, esto duró varios días, y cuando lo lograron se respiraba un temor a un contraataque por parte del gobierno.

El siguiente año comenzó con un gran cambio pero la supuesta paloma pronto se convirtió en un dragón de mil cabezas y las cosas pasaron de mal a peor. Expulsaron a mis tías, Carmelitas Descalzas del convento de Sancti Spiritus. Eran tiempos muy peligrosos; sabía que tarde o temprano tendría problemas con el gobierno. Así, en total silencio empezamos a preparar los trámites para mí salida de Cuba.

Recuerdo el día que recibí el telegrama de salida. La despedida fue muy dura para mi abuela y Tita María. Me pareció que nunca las volvería a ver (y por desgracia eso fue lo que ocurrió). Marché para La Habana días antes de la fecha de embarque. Lo hice de madrugada en un taxi para no levantar sospechas.

El 25 de abril de 1962 entré en la famosa “Pecera.” Me habían advertido que no podía llevar dinero ni joyas, pero tenía que llevar algo de recuerdo. Como no lo podía llevar puesto, lo lleve en el bolsillo del traje. Cuando me preguntaron si llevaba reloj les enseñe que no tenía ni reloj ni anillo; así pude llevar el reloj de mi padre conmigo.

Viajamos en uno de los muchos vuelos de PanAm. Al aterrizar se escuchaban gritos de alegría pero también llantos. Creo que no teníamos idea que nos tenía preparado el destino. Inmediatamente nos separaron en distintos grupos según nuestra edad. A mí me toco ir a Matecumbe, un lugar apartado de la civilización.

En Matecumbe dormíamos en tiendas de campañas o bien en el dormitorio ubicado en el edificio grande; por suerte me alojaron en este último. Estaba agradecido que éste era mi nuevo hogar.

El primer sábado nos llevaron al Parque de las Palomas en downtown Miami y nos advirtieron que ese sería el punto de partida a las cinco en punto. Allí me esperaba una amiga de mi tía Leonor para llevarme al convento a visitar mis tías y almorzar en su casa.

A las pocas semanas me relocalizaron para Kendall; este era un paraíso. Mi vida empezó a mejorar. Nos llevaban de paseo y podía hacer algunos trabajos. Gracias a las remuneraciones por estos trabajos consegui empezar a ahorrar un poco de dinero. El 5 de julio de 1962 marché para Nueva York a vivir con unos tíos. Empecé a estudiar y trabajar para emprender una nueva vida en mi nuevo país.

Me casé en abril de 1966 con una chica española muy guapa; este año cumplimos 43 años casados. Tenemos una hija y una nieta que son nuestro tesoro. En lo que respecta a trabajo fui muy afortunado. Trabajé para dos compañías energéticas en la ciudad de Nueva York. Ahora llevo varios años jubilado y vivo en España. Somos muy felices, disfrutamos de salud y prosperidad. ¿Que más le puedo pedir a la vida?

Luis G's News Feed

Leave a public message for Luis G.

Luis G has uploaded new photos.

Status update | Sep 3rd 2012

Luis G has uploaded new photos.

Status update | Sep 11th 2010

Luis G has uploaded new photos.

Status update | Sep 8th 2010

Leave a message for Luis G

 
Your message
Your name
Your e-mail