Yolanda Cardenas Diaz

General Information
Current Name
Yolanda Cardenas Ganong
Current Location
United States of America
Name on Arrival
Yolanda Cardenas Diaz
Age on Arrival
17
Date of Arrival
Saturday, August 4, 1962
Relocated To
CWB Florida City
Stayed With
Espinosa-RdgzHaded-Quesada
Groups
Haiti Pedro Pan
Yolanda has volunteered to help the children of Haiti. Find out how you can help, too.

Yolanda's Story

A story teller once told me that all stories begin in the middle. As I write this, the middle of my story has 17 years on one side and 47 on the other. For thousands of us Pedro Pan children, the midd...

Click here to read the full story

Yolanda's News Feed

Leave a public message for Yolanda.

<< Prev Page 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 Next >>

Yolanda, muy buenos días. ¡Bienvenida al "jelengue" del Pedro Pan Network.

Message by Marcia Caridad Ramos Gonzalez | Aug 15th 2009

Yoli, you seem to be a very popular person. You arrived about a month before I was let go. Do not worry about calling me Maytia or Gertrudis, I'm still the same. I don't know what happened whith my sister's name. I don't have her passport to check it out and Mom does not remember yeaterday, forget about 48 years ago. My email is in my profile, use it any time you want to talk. A name is a name, just don't lose sight of who you are.

Message by Maytia Hernandez | Aug 13th 2009

Hola Yoli: Hace dias que no te escribia, pero si he leido sobre Myra Nell Muy interesante. Veo que eres Cancer, pense que eras Geminis. Sabes cual es tu ascendente? Luego te hablare de lo mameyes. Now I got to go Un Abrazo

Message by Silivia Portu | Aug 13th 2009

Yolanda, I don't know about Opalocka, but I'm aware that the Pedro Pan Organization has done a wonderful job with both Matecumbe and Kendall; and, by the way, we should all take pride in their work since in my modest opinion it represents the best of human qualities: generosity. However, I think a historic marker for the Florida City is also in order. Parenthetically, wouldn't it be wonderful if somewhere in the marker, it read in the words of our country's apostle: "Los níños son la esperanza del mundo." At any rate, I agree with you wholeheartedly about the camp's historic value, both for South Florida and the United States. There's no doubt that long after we're gone the offspring of Cubans will continue to populate South Florida, and, at the very least, it should serve to them as a constant reminder of the many sacrifices their predecessors made in their quest for freedom. I must tell you that I have a former university classmate and good friend, New Jersey born and bred, who has been teaching in the Dade County County School System for years and despite the fact that she's not Cuban (nor were any of her ancestors), she requires her students to do a research project on the Pedro Pan Program at least once a year. In my personal opinion, her dedication to maintaining the Pedro Pan experience alive is not only exemplary but highly commendable as well, and, whenever possible, I continue to express my gratitude to her. I believe that we should be able to mobilize enough support to make our wish for the Florida City Camp a reality. ¡Claro que si se puede!

Message by Marcia Caridad Ramos Gonzalez | Aug 13th 2009

¡Y muy bien que lo has dicho, Yolanda!(Me refiero al último mensaje que le pasaste a Marcos)

Message by Marcia Caridad Ramos Gonzalez | Aug 13th 2009

Estimada Yolanda: Tienes toda la razón. Hay partes del estado de South Carolina que son muy lindas. Conozco las zonas de Charleston, Greenville-Spartanburg y Hilton Head. Mi experiencia en Florence ocurrió a mediados de los 1980 y no cabe duda de que las cosas tienen que haber cambiado mucho de allá a acá. Sin embargo,tu descripción del lugar mejor no pudo estar. Por aquel entonces la principal distraccíon de la gente era sentarse en el portal, con los ojos a punto de salírsele de los zócalos, la vista perdida en un punto distante y la mente completamente paralizada como en estado catatónico. Recuerdo muy bien que en el corto plazo de tiempo que pasé allí mi mayor entretenimiento, aparte de ir a la playa cerca De Myrtle Beach todos los fines de semana, fue conversar con tres muchachos, misioneros de la iglesia mormona, procedentes del estado de Utah, mientras compartíamos una jarra de limonada que yo gustosamente preparaba para la ocasión. Platicábamos del Libro de Mormones, el cual yo había leído muchos años antes, porque tuve un compañero de estudios, campeón de peso pesado de guantes de oro por el estado de Oregon a finales de la década de 1960 y misionero en Chile, que me obsequió una copia del libro. Los pobres muchachos, predicando en bicicleta, con sus camisas blancas de mangas cortas y corbata, por el caluroso vapor del mes de julio, me daban muchísima lástima. Fíjate que en más de una ocasion estuve a punto de decirles que de ser yo uno de ellos y hallarme dando pedales por la calles ardientes y desoladas de Florence, me ahorcaba con alguna de las sogas que Joseph Smith llevó de Nueva Inglaterra a Misurí y luego a Utah. Pero los pobres lo hacían con muchísimo gusto, aunque a estas alturas no sé si era por devoción o por conservar las becas de la universidad de Brigham Young. Otro experiencia inolvidable, pero de mucho placer para mí, fue conocer a un granjero que en una ocasión me permitió ayudarle a arar un campo que preparaba para la siembra de maní o algodón u otra cosa. Yo no manejaba un tractor desde antes de salir de Cuba. Mi abuelo, colono, permitió que se me enseñara a manejar todos los tractores de la finca cuando yo apenas tenía cumplidos los 10 años de edad. ¡Pero que diferencia los tractores modernos! Cabina cerrada, aire acondicionado, radio. ¡Qué placer! Lo único que me faltó fue escuchar un punto guajiro cubano, una décima espinela, de las que se cantaban en Matanzas (tierra donde se inventó) o de Pinar del Río pa´sentirme completamente a gusto. Me pasé toda un mañana arando. Y que conste que no hice un mal trabajo, porque el granjero quiso pagarme. Sólo le acepté el almuerzo y, por supuesto, le di las gracias (Se puede sacar al compay del campo pero no se puede sacar el campo del compay). Así que, como puedes ver, por muy desagradable que fue mi estancia allí, conservo uno o dos recuerdos gratos. Le saqué provecho a una mala experiencia. Pero, ¡qué vá!, sin poder tomarme mi taza diaria de cafecito cubano no había manera que me fuera a gustar Florence. De modo que recorté el viaje y regresé a Brooklyn.

Message by Marcia Caridad Ramos Gonzalez | Aug 13th 2009

Yolanda eres unica!!!. Aqui estoy despatillada de la risa, o como se dice ahora finamente LOL, imaginandote "entrar a codazos por la aborrotada puerta". Que noticiota esta de que puedes venir. Tenemos que hablar para hacer cendos planes. Cariñoooooooooos, Carmen

Message by Carmen Valdivia | Aug 13th 2009

Yolanda, mi mata de mamey recien empezo a parir. Esta toda cargada de ma-me-ycitos, los tiene colgados parecida a una madre "possum" con sus vejigos encaramados. No obstante creo que me encontrare con Silvia Portu el sabado. Le entregare en dinero exactamente la mitad del costo de 1 ( Uno ) mamey cotizado F.O.B. Miami y ella te lo enviara "freight collect" acuerdate que ella fue la primera en ofrecerse y ultimamente culquier cosa que no le cuadre a uno siempre se le puede echar la culpa al mala situacion economica del pais.Si lo vez de esta manera; seria mas facil meter los mangos de Raul en el lio y crear un trueque (barter) en el cual tu te pudieras beneficiar. Cuando vengas por Miami quiero invitarte a comer fritas cubanas con batido de mamey. Carinos MELVIN

Message by Melvin F Noriega Plasencia | Aug 12th 2009

Yolanda, me pareció bien cómica la expresión de tu difunto padre con respecto a la escasez de mameyes en South Carolina. Recuerdo que a mediados de la década de los 1980 pasé una breve temporada en la ciudad de Florence. Allí, por aquel entonces, no se encontraba ningún alimento latino. ¡Qué mal lo pasé! Fíjate que ni café con que hacer café al estilo cubano para colarlo con colador. Intenté hacerlo una cuantas veces con un café estilo italiano, de marca Medaglia D'Oro, que hallé de milagro en un supermercado y nunca me salió bien. Con razón más jamás quedé con ganas de regresar a tu tierra adoptiva. Con toda franqueza, si no hubiera sido porque tenía amistades en Conway y de esa forma hacía viajes a la playa de Myrtle Beach casi todos los fines de semana, no hubiera durado allí ni la mitad del tiempo que a duras penas logré durar.

Message by Marcia Caridad Ramos Gonzalez | Aug 12th 2009

Yolanda yo imprimi la nota que me enviaste y se la voy a llevar de hoy a manana. Lo que tu dices de es mucha verdad eran muy buenas personas y tambien lo son toda su familia. Saludos Jose

Message by Marcia Caridad Ramos Gonzalez | Aug 11th 2009

<< Prev Page 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 Next >>

Leave a message for Yolanda

 
Your message
Your name
Your e-mail