Maria del Carmen Valdivia Martinez

104 people loved this story

Maria del Carmen's Story

Florida Heritage Landmark Dedication Ceremony, Historical Reference

By Carmen Valdivia,

OPPG Historic Committee Chairperson

OPPG Board of Directors

Florida City Alumni

The state of Florida has designated the Operation Pedro Pan's Florida City Camp a Florida Heritage Landmark. Operation Pedro Pan was a program created by the Catholic Welfare Bureau of Miami, in December 1960, at the request of parents in Cuba to provide an opportunity for them to send their children to Miami in order to avoid Marxist-Leninist indoctrination. Over 14,000 unaccompanied Cuban children arrived through Operation Pedro Pan between December 1960 and October 1962. Operation Pedro Pan remains the largest Children Exodus in the Western Hemisphere.

The Catholic Welfare Bureau’s Florida City Camp, located here on this site, was the largest of the operation's shelters and transit stations. It was operated by the Diocese of Miami’s Cuban Children’s Program, with financing from the United States Program for Unaccompanied Cuban Children and under the supervision of the state of Florida and local agencies. It is estimated that between 1961 and 1966 several thousand boys and girls resided on its premises.

For the past two years, all former Pedro Pan children have been reaching the milestone of the 50th anniversary of their arrival. August 8th, 1962 was my arrival date. On that day, my sister Isa and I arrived here at the camp for the first time. The camp, which was comprised then of the same buildings which we find now on both sides of NW Second Avenue between 14th and 16th streets, was surrounded by a chain link fence for our protection. The building behind me was under construction at the time and we, the girls at the camp, moved into the newly finished building later that year. The entrance to the camp was from 16th street with the administration office located in the building on the north east corner of the intersection of NW 2nd Avenue and 16th Street.

I recall that as the van that was transporting us approached the camp’s entrance we were pleasantly surprised to see a large number of cheering children, who, while pressing against each other and the fence, welcomed our arrival. It was late into the evening, after having spent the entire day at the infamous “La Pecera” at Havana’s Rancho Boyeros Airport. As most of us remember, “La Pecera” was that “initiation rite” we all had to endure to become Pedro Pan children. Isa and I arrived hungry, scared, tired and empty handed, having been stripped of everything that was dear to us upon our departure from our homeland. Since the camp’s office and dining room were closed for the day, we were taken to the sister’s convent, where the nuns filled out the paper work and gave us a much welcomed sandwich and a glass of milk. Immediately afterwards, they introduced us to our house parents, the Cuban couple who would look after us. The house parents led us to our new home and introduced us to our “hermanitas del exilio,” the 20 or so girls under their care with whom we would share that temporary household and in so many instances a lifelong sacred bond.

With the Cuban Missile Crisis in October 1962, commercial flights between the United States and Cuba ceased and Operation Pedro Pan abruptly came to an end. Parents had no avenue for reunification with their children, other than through third countries like Mexico, Spain and Panama. It was a slow and very difficult process for the parents as well as the children. Isa and I, like all other children at the camp, found ourselves not only stranded from our parents, but on opposite sides of what appeared to be a looming nuclear war. Located in an area which was very strategic to the war effort, we endured the anxiety and anguish of those caught up in the theater of war, a theater that was displayed before our eyes and whose instruments of destruction were aimed at our parents in Cuba. At the same time, our parents watched in horror as Cuba’s nuclear armament was aimed at their children here in Florida City. Isa and I lived in this camp for the next three years. We left in the summer of 1965 because the camp was closing. Our parents arrived three months later, after spending eight months in Mexico waiting for their paperwork to clear.

The application for the landmark was prepared and submitted by José Antonio Amaro Reyes, who resides in Georgia, Susana Garrandés of Longwood, and me, a local Miami resident. We are all former residents of the camp. The application was sponsored by Operation Pedro Pan Group, Inc. (OPPG) and the idea originated when members of the project team, who were initially brought together by The Miami Herald’s online Network for Operation Pedro Pan, realized that as grown-ups many of the camps former residents, who sought to revisit their early refugee experience, were unable to locate the site of the camp. Although it was originally conceived as a way of marking its geographic location, it soon evolved into a larger project aimed at preserving the historical and cultural significance of the camp for the state of Florida and in the larger context of United States-Cuba relations during the Cold War period.

In 2009, I started coming back to this site on a daily basis with my Pedro Pan husband Guillermo Paz, an architect like myself, in order to photograph and inventory the buildings that comprised the former camp and to note their architectural features in order to formulate the physical description aspect of the application for the marker. After a short and unexpected illness this year, my husband was laid to rest the day before the marker arrived but I assure you that he is here in spirit. The project, which took our team over two years to complete, also envisioned renaming Pedro Pan Place, the two-block stretch of NW 2nd Avenue that runs through the heart of the old camp between NW 14th and 16th streets. The City of Florida City Council recently approved a resolution granting that street renaming request and we just witnessed the unveiling of the street sign with that very special name.

This past August, on the eve of my 50th Pedro Pan anniversary, my granddaughter Paloma, turned 12 years old, the same age that I was when I arrived at this Pedro Pan Place and it dawned on me that the sacrifice that my parents and all Pedro Pan parents made is the gift that keeps on giving, because it not only saved Isa and me, but our children and grandchildren, who today enjoy the freedom they intended for us and now that legacy of selfless love is theirs to pass on. My sister Isa has since passed away so in both of our names, I thank my mother, here in the audience today, my father who is surely watching with Isa and Guillermo from heaven above, thank you, Papi, I love you and the parents of all my Pedro Pan brothers and sisters represented here by Eladia Gonzalez and Bernardino Madariaga. Similarly, our deepest gratitude goes to Monsignor Walsh, the person that made it all possible, the sisters of Saint Philip Neri represented here by Madre Paulina Montejo and Madre Maria Victoria Ortega, to this noble nation that welcomed us in our hour of need, to the City of Florida City that provided a home for us back then, and to the current Mayor and City Council for the love and support that they have bestowed upon us.

Traducción al español por José Antonio Amaro Reyes

El estado de la Florida ha designado Herencia Cultural de la Florida al Campamento de Florida City de la Operación Pedro Pan. La Operación Pedro Pan fue un programa creado por el Buró Católico de Miami en diciembre de 1960 a petición de padres cubanos que deseaban enviar sus hijos a Miami para evitar que se les adoctrinara con la doctrina marxista leninista. Entre diciembre de 1960 y octubre de 1962 más de 14,000 niños sin acompañantes viajaron a los Estados Unidos a través de la Operación Pedro Pan, la cual constituye el mayor éxodo de niños en el hemisferio occidental.

El campamento de Florida City del Buró Católico de Miami, ubicado en este lugar, fue el mayor refugio y estación de tránsito del programa. Fue administrado por el Programa de Niños Cubanos de la Diócesis de Miami, con el financiamiento del Programa para Niños Cubanos sin Acompañantes de los Estados Unidos y bajo la supervisión del estado de la Florida y agencias locales. Se estima que entre 1961 y 1966 miles de niños y niñas vivieron aquí.

Durante los últimos dos años los niños Pedro Pan han estado conmemorando el cincuenta aniversario de su llegada a los Estados Unidos. Yo llegué el 8 de agosto de 1962. En ese día mi hermana Isa y yo vinimos a este campamento por primera vez. El campamento, compuesto de las mismas viviendas que se encuentran hoy a ambos lados de la 2da Avenida del NW, entre las calles 14 y 16, estaba rodeado por una cerca para la protección de los niños. El edificio que se encuentra detrás de mí estaba bajo construcción y nosotras, las niñas residentes del campamento, lo ocupamos una vez acabado de construir a final de año. La entrada del campamento estaba situada en la calle 16 y la oficina de administración general ubicada en el edificio que hacía esquina noroeste de la intersección de la 2da Avenida del NW y la 16 calle.

Recuerdo que a medida que la furgoneta que nos trasportaba se arrimaba a la entrada nosotros vimos con mucha sorpresa como un grupo de niños, amontonados junto a la cerca, nos daba la bienvenida, aclamando nuestra llegada con mucha alegría. Habíamos llegado muy tarde al anochecer, después de haber pasado un día entero en la infame "pecera" del aeropuerto de Rancho Boyeros en La Habana. Como muchos de nosotros recordamos, la "pecera" se convirtió con el tiempo en el "rito de iniciación" que tuvimos que soportar para transformarnos en Pedro Pan. Mi hermana Isa y yo llegamos hambrientas, temerosas y con las manos vacías, ya que todo lo que poseímos nos fue confiscado al salir del país. Debido a que la oficina y la cafetería se hallaban cerradas, fuimos conducidas al convento de las hermanas, quienes se dieron a la tarea de llenar los papeles necesarios y nos ofrecieron un emparedado y un vaso de leche. Inmediatamente después fuimos presentadas al matrimonio que fungiría de nuestros padres, un matrimonio cubano que se haría cargo de nosotros durante nuestra estancia. Ellos nos guiaron a nuestro nuevo hogar y allí nos presentaron a nuestras "hermanitas del exilio," un grupo de 20 niñas que se hallaban bajo su cuidado y con quienes habríamos de compartir aquella vivienda temporal pero en muchas ocasiones vínculos que han durado toda una vida.

Con la Crisis de los Cohetes de Octubre de 1962, los vuelos comerciales entre los Estados Unidos y Cuba hicieron un alto. Ante tales circunstancias nuestros padres no tenían cómo volver a reunirse con nosotros, a menos que lograran viajar por medio de un tercer país como México, España y Panamá. Fue un proceso muy largo y difícil tanto para los padres como para los niños. Isa y yo, como todos los niños del campamento, de repente no sólo nos hallamos varados, sino en lados opuestos de lo que aparentaba ser una amenazante guerra nuclear. Ubicados en una zona de mucho valor estratégico para la guerra, sufrimos la angustia y ansiedad de todos los que se encuentran en medio de un teatro de guerra, un teatro que se desplegaba ante nuestros ojos y cuyos instrumentos de destrucción apuntaban hacia nuestros padres. A la vez, nuestros padres veían con horror como el armamento nuclear en manos de Cuba apuntaba hacia sus hijos en Florida City. Isa y yo vivimos en el campamento los próximos tres años. Partimos en el verano de 1965 porque el campamento estaba a punto de cerrar. Nuestros padres llegaron tres meses más tarde, después de pasar ocho meses esperando completar los trámites de entrada a los Estados Unidos.

La solicitud para la placa fue preparada y presentada por José Antonio Amaro Reyes, residente del estado de Georgia, Susana Garrandés, de Longwood y yo, que resido en Miami. Todos residimos en el campamento. La solicitud fue auspiciada por Operation Pedro Pan Group, Inc, y la idea se originó en el momento en que los miembros del proyecto, quienes se conocieron a través de la Base de Datos de la Operación Pedro Pan del Miami Herald, se dieron cuenta de que en la actualidad muchos de los residentes no lograban hallar la ubicación geográfica del campamento. Aunque la idea inicial fue demarcar el sitio del campamento, el proyecto enseguida evolucionó y adquirió mayores dimensiones con el cual se pretendía preservar el significado histórico y cultural del campamento para el estado de la Florida y en un contexto histórico aún más amplio su significado para la relaciones entre los Estados Unidos y Cuba durante el periodo de la Guerra Fría.

En el año de 2009 yo empecé a visitar este sitio a diario acompañada de mi esposo, Guillermo Paz, un arquitecto como yo, con el fin de fotografiar y pasar inventario de los edificios que constituían el antiguo campamento y a la vez tomar nota de sus rasgos arquitectónicos para de ese modo lograr llenar la descripción física de la solicitud para la placa. Poco después de una breve e inesperada enfermedad, mi esposo fue sepultado el día antes de que la placa llegara a mis manos; sin embargo, les aseguro que él se halla aquí en espíritu entre nosotros. El proyecto, que nos llevó más de dos años completarlo, también incluía nombrar Pedro Pan Place el tramo de dos cuadras de la 2da Avenida del NW que atraviesa por el mismo corazón del campamento, entre las calles 14 y 16 del NW. El Consejo de la Alcaldía de la Ciudad de Florida City recientemente aprobó el cambio de nombre a la calle y como acabamos de presenciar ya la calle lleva ese nombre.

El mes de agosto pasado, en vísperas de mi cincuenta aniversario de Pedro Pan, mi nieta Paloma cumplió 12 años de edad, la misma edad que yo tenía cuando llegué a éste Pedro Pan Place y se me ocurrió pensar que el sacrificio de mis padres y de todos los padres de los Pedro Pan es como el obsequio que continua premiando a pesar del paso del tiempo, ya que no fuimos solo Isa y yo, pero también nuestro hijos y nietos, quienes hoy disfrutamos de la libertad que nos concedieron con su sacrificio, y que es ahora también un legado de amor abnegado que ellos sin dudad pasarán adelante. Aunque mi hermana Isa falleció algún tiempo atrás, en nombre de ambas quiero agradecer a nuestra madre, quien se halla aquí en el público, a mi padre, quien con toda seguridad se halla observando junto a Isa y Guillermo desde el cielo (Muchas gracias, Papi. Te quiero mucho), a todos los padres Pedro Pan, representados aquí por Eladia González y Bernardino Madariaga. Asimismo, nuestro mayor agradecimiento al Monseñor Walsh, quien hizo posible la operación, las hermanas de San Felipe de Neri, representadas por la Madre Paulina Montejo y la Madre María Victoria Ortega, a esta noble nación que nos acogió en nuestro periodo de mayor necesidad, a la ciudad de Florida City que nos albergó por aquel entonces, y en la actualidad al alcalde y la junta de concejales de la ciudad el afecto que nos han mostrado y el apoyo que nos han brindado.

This historical marker is the first bilingual,English/Spanish marker in the State of Florida.

The English version of the marker text reads as follows:

On this site, which was officially known as the Florida City Shelter of the Catholic Welfare Bureau’s Cuban Children’s Program, thousands of Operation Pedro Pan children found refuge from Communist Cuba between 1961 and 1966. Operation Pedro Pan was conceived and organized by Monsignor Bryan O. Walsh of the Archdiocese of Miami and James Baker, headmaster of Ruston Academy in Havana, Cuba, at the request of parents who sought to prevent the Communist indoctrination of their children. It was financed largely by the United States Government with full support of the Eisenhower, Kennedy, and Johnson administrations, and was supervised by the State of Florida. Between December 1960 and October 1962, over 14,000 Pedro Pan children arrived in South Florida. The Florida City Shelter was the largest of the Operation’s facilities in the state. It housed girls 5-19 years old and boys under 13 who lived in home units under the care of exiled Cuban couples who served as house parents. Its day-to-day operations were managed by Catholic priests and Sisters of St. Philip Neri. Many Operation Pedro Pan children went on to plant deep roots in the region and made significant contributions to Florida and the nation.

The Spanish translation of the marker text reads as follows:

En este sitio, denominado Refugio de Florida City del Programa de Niños Cubanos del Buró Católico de Bienestar Social, miles de niños integrantes de la Operación Pedro Pan recibieron albergue de Cuba Comunista entre 1961 y 1966. La operación fue concebida y organizada por el Monseñor Bryan O. Walsh de la Arquidiócesis de Miami y por James Baker, director de la Academia Ruston, ubicada en La Habana, Cuba, a solicitud de padres que no querían que sus hijos fueran adoctrinados por el régimen. Fue financiada por el gobierno estadounidense, con respaldo de las administraciones de Eisenhower, Kennedy y Johnson y supervisada por el gobierno estatal de Florida. Entre diciembre de 1960 y octubre de 1962, más de 14,000 niños cubanos llegaron al sur de Florida. En el Refugio de Florida City, el mayor del estado, se acogieron niñas entre 5 y 19 años de edad y niños menores de 13. Los menores residían en hogares encabezados por matrimonios cubanos exiliados que fungían como padres. La administración estaba bajo la dirección de sacerdotes católicos y las Hermanas de San Felipe Neri. Muchos niños de Operación Pedro Pan echaron raíces en la región y contribuyeron al desarrollo socioeconómico y cultural de Florida y del país.

A MI PADRE +

Ay mi Viejo: resabioso,

Alto, fuerte y orgulloso,

Pero conmigo amoroso

Y dócil como ninguno...

Cuanto me acuerdo de ti.

Tu mirada estaba llena

De emociones y deseos

De vernos crecer serenas,

Colmadas de bendiciones.

Ay cuantas ilusiones

Tenías en el porvenir.

El destino te fue cruel

Cuando vino de repente,

Sin medida a arrebatarte

Todo lo que trabajaste

Tanto por obtener.

De tus hijas separarte

Decidiste en un instante,

Antes de entregarle el alma

De ellas dos al estandarte

Que se interponía a tus sueños,

Disfrazado el muy farsante.

El plan cambiaste enseguida,

Dispuesto te diste al reto

De preparar a tus hijas,

En como tenían que actuar

Después de la despedida.

Recuerdo con el cariño

Que me enseñabas día a día,

Todo aquello que creías

Íbamos a necesitar,

Para llegar preparadas

A cuanto había que enfrentar.

El partir fue muy difícil;

Con el crecer la distancia,

Te veías tan pequeñito;

Ya no eras ni alto, ni fuerte...

Estabas, que daban ganas,

De correr a acariciarte.

Ya sabes que fuimos fuertes

Como nos lo habías pedido.

¿Cómo se le ocurre a nadie,

Causarte más sufrimiento?

No Papi, para aquí vinimos,

Estudiamos y atendimos

A portarnos siempre dignas

De tu nombre y apellido...

Que fue todo lo que pude

Traer de Cuba conmigo.

Pero ya todo ha pasado

Y en el cielo has encontrado

A Isa, tu hija mimada,

Consentida... y extrañada,

Después que Dios la llevara

Para su eterno descanso.

Papi: Te quiero... TANTO.

Maria del Carmen's News Feed

Leave a public message for Maria del Carmen.

Page 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 Next >>

Hi Maria, I would like to connect with you on this site!

Message by Rose Gomez, M.D., D.F.A.P.A. | Mar 23rd 2014

Si creo que en esa foto veo a Katia y Mara que eran hermanas y no veo las catas de las Otras pero son conocidas.

Message by Noelia M Monne y Martinez | Feb 16th 2014

Hola Maria del Carmen, tambien vivimos en Florida City mi hermana Marthica y yo. Nos fuimos hacia Louisiana en febrero de 1962 y pienso conoces te a algunas de las muchachas que Vivian con Los Suarez de las que estaban desde 1961 que no se habian ido cuando llegaste. Aimee, su esposo y su hijo eran muy amables. Tenemos fotos tomadas en su Casa que algun dia encontrare y compartiremos. Recuerdo bien Florida City, las Navidades alli, viajes al downtown y la playa de Homestead. La foto que tomaron en la playa que aparece ahi me recuerda a unas que tambien tomo mi hermana y algunas de las muchachas estaban alli con nosotras. Haces una labor muy Bonita y Tienes nuestro respeto. Sincera mente, Noelia Maria Monné.

Message by Noelia M Monne y Martinez | Feb 16th 2014

hi maria del carmen you went to miami high with my name is teresita concepcion maruri also from peter pan arrived feb 3 1961 went to kendall facility and relocated to albuquerque new mexico stayed almost 2 years and reunited with my mother live in miami

Message by teresita concepcion maruri | Jan 26th 2014

Buenos dias, mi senora Yvonne Massip fue parte de Peter Pan, llegando a Delaware cuando tenia ocho; nuestra hija esta haciendo un documental de su mama y de Pedro Pan. Ella busca un conctato para fotos y permiso para usar fotos. Me pudiera escribir? Danilo Figueredo

Message by Danilo H.Figueredo | Nov 15th 2013

Felicidades Carmen "a las dos". Recibi tu informacion y enseguida me puse en acion; algo que todos Pedro Pan aprendimos de muy temprano. Envie mis e-mails y que fatalidad, me lo devolvieron, no se porque pero no me detuve. Llame a los comisionados y les pedi su numero de fax. Haci fue como los pude mandar a cada uno. Para mi satisfaction, escuche por el mismo Sr. Perez-Roura que St. Jude se quedara para siempre parte de nuestra historia. Muchas gracias por estar atenta y mantener tanta passion por lo nuestro. Carinos, Maria

Message by Maria de los A Cuevas-Anthaume Balmori | Jul 28th 2013

Hi Carmen, you remember me as the German owner of 3619 Flamingo Drive in Miami Beach. We have sold hat house now and are in the process of buying another one. Are you still doing architecture? The house I have in mind needs some upgrades. Maybe you would be interested? Best regards gerhard

Message by gerhard bechtoldt | Jul 27th 2013

Saludos Carmen, Tuve el placer hoy de oir las "dos" Carmen por Radio Mambi, via internet vivo en New Orleans). Quisiera apoyarlos con la preservacion de St. Jude. Es nuestra historia y es nuestro deber y derecho mantener nuestras raices y huellas de los cubanos en ese exilio. Estoy muy de acuerdo y les doy toda razon. Pueden contar conmigo en lo que se pueda hacer. Quizas una lista de firmas de todos nosotros, aunque fuera de Miami,les mandamos nuestro apoyo. Tienen aqui mi nombre y e-mail para el jueves si se llega hacer entregar una lista en el City Hall de Coconut Grove. Estare atenta al resultado y que Dios los bendiga. Adelante, Maria Cuevas-Anthaume

Message by Maria de los A Cuevas-Anthaume Balmori | Jul 22nd 2013

Gracias por el certificado de PP. Disfrutamos de la toma de posecion de la Junta Directiva. Estoy de regreso en Indiana.

Message by Luis Crispin Perez Barrios | May 22nd 2013

how did fidel castro change your life.

Message by lydia | Feb 26th 2013

Page 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 Next >>

Leave a message for Maria del Carmen

 
Your message
Your name
Your e-mail