MUNDIAL BRASIL 2014

La peor tragedia en la historia del fútbol brasileño

 

lfsanchez@elnuevoherald.com

Todo Brasil llora y se encuentra en shock luego de que Alemania lo aplastó 7-1, en la mayor goleada sufrida por un anfitrión y por los auriverdes en la historia de los mundiales, el martes en el estadio Minerao en Belo Horizonte.

Con la victoria Alemania se clasificó para la final del Mundial de Brasil 2014, que disputará el próximo domingo en el estadio Maracaná contra el ganador del partido entre Argentina y Holanda, que jugarán el miércoles en Sao Paulo. Los auriverdes, por su parte, irán por el premio consuelo el sábado en Brasilia frente al perdedor.

El entrenador de los pentacampeones mundiales, Luis Felipe Scolari, se disculpó con el pueblo brasileño por esta debacle.

“Perdonen por esta derrota”, expresó un acongojado Felipao. “El responsable soy yo. Perdimos ante un gran equipo que definió el partido en seis minutos con cuatro goles”.

Lo hecho por Alemania –anotar siete goles en semifinales– no tenía precedentes en 84 años de mundiales, y esa imponente actuación le permitió sumar su octava final en 16 presencias en 20 campeonatos. Es decir en una de cada dos copas en las que ha participado llega a la última instancia.

Thomas Mueller (a los 11 minutos), Miroslav Klose (a los 23), Toni Kross (a los 24 y los 26 minutos), Sami Khedira (29’) y Andre Schuerrle (69’, 79’) anotaron los goles germanos, mientras Oscar (90’) hizo el de honor para Brasil.

Fue un triunfo redondo para Alemania, porque con su gol Klose se convierte en el máximo cañonero en goles acumulados en mundiales con 16, al superar por uno al brasileño Ronaldo.

Alemania, sin embargo, no está satisfecho. Quiere más.

“Vencimos por siete goles, pero la meta no es ganar las semifinales sino la final”, afirmó su mediocampista Kross, quien fue declarado Mejor Jugador del partido. “Hemos viajado a Brasil para ser campeones del mundo y para lograrlo debemos brindar otra actuación al más alto nivel el domingo”.

Mientras, el entrenador alemán Joachim Loew dijo que la fulminante ventaja alemana descontroló a Brasil, los puso nerviosos y cuando terminó el primer tiempo 5-0, los alemanes sintieron que la victoria estaba asegurada.

“Puedo imaginar lo que siente Brasil en este momento porque en el 2006 fuimos los anfitriones del Mundial e Italia nos derrotó en semifinales para decepción de todo nuestro país”, dijo Loew. “Toda la presión ha estado sobre Brasil. Es una derrota difícil de digerir”.

Al terminar el primer tiempo, muchos torcedores (aficionados) empezaron a abandonar el Minerao y en las tribunas caían las lágrimas de hombres, mujeres y niños, quienes en lugar de alegría sentían un profundo dolor.

La presidenta Dilma Rousseff dijo en un comunicado oficial: “Estoy muy, muy triste con la derrota de Brasil ante Alemania”.

En las ediciones online de los periódicos brasileños aparecieron frases de estupor y las fotos de sus ases llorando por la derrota.

En un titular inmenso, Folha de Sao Paulo escribía: Masacrado. Y luego continuaba: “Brasil sufre su peor derrota en copas del mundo y es nuevamente humillado en su intento de ganar una copa en casa. Peleas en el Minerao. Es la peor caída de un anfitrión mundialista. Alemania destrozó a Brasil y va por su octava final en Copa. Klose pasa a Ronaldo con 16”.

Por su parte, Estado de Sao Paulo, decía: “Brasil es humillado por Alemania y sufre la peor goleada de su historia. La fiesta termina en lágrimas”.

O Globo afirmaba: “Vergüenza y humillación históricas: Alemania 7x1 a Brasil. En tarde trágica en el Minerao el equipo de Felipao es goleado y dice adiós al hexa. Alemanes están en la final”.

El diario deportivo Lance escribía: “La mayor vergüenza de la historia”.

Los periódicos dijeron que Brasil en su segunda oportunidad que organiza el Mundial, tampoco pudo ganar la Copa del Mundo. La primera vez también fue un golpe que los marcó para siempre cuando en 1950, a pesar de ser grandes favoritos, cayeron 2-1 en la final contra Uruguay en lo que ahora se recuerda como el “Maracanazo”.

Sin su astro Neymar, con una vertebra rota, y su capitán Thiago Silva, suspendido una fecha, Brasil no pudo cumplir con las expectativas de 200 millones de brasileños.

“Yo solo quería dar una alegría para el pueblo”, afirmó el defensa David Luiz que el martes salió como capitán del equipo.

El pueblo brasileño no está feliz. La organización de la Copa del Mundo estuvo plagada de protestas y manifestaciones en contra. Durante el Mundial la gente cambió de actitud y acompañó con fervor el campeonato. Ahora, sin embargo, tras el 7-1 no se sabe cómo va a ser la reacción popular.

Read more More News stories from the Miami Herald

Miami Herald

Join the
Discussion

The Miami Herald is pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news. Some of the comments may be reprinted elsewhere on the site or in the newspaper. We encourage lively, open debate on the issues of the day, and ask that you refrain from profanity, hate speech, personal comments and remarks that are off point. Thank you for taking the time to offer your thoughts.

The Miami Herald uses Facebook's commenting system. You need to log in with a Facebook account in order to comment. If you have questions about commenting with your Facebook account, click here.

Have a news tip? You can send it anonymously. Click here to send us your tip - or - consider joining the Public Insight Network and become a source for The Miami Herald and el Nuevo Herald.

Hide Comments

This affects comments on all stories.

Cancel OK

  • Marketplace

Today's Circulars

  • Quick Job Search

Enter Keyword(s) Enter City Select a State Select a Category