Uruguay quiere mejorar lo de Sudáfrica mientras reza por recuperar a Suárez

 

EFE

La selección de fútbol de Uruguay, que levantó la Copa del Mundo en 1930 y 1950, intentará en Brasil estar a la altura o incluso mejorar el cuarto puesto logrado en Sudáfrica 2010 mientras el país, pese a ser el más laico de América Latina, reza y prende velas para que su estrella Luis Suárez se recupere.

Suárez, máximo goleador histórico de la selección celeste y reciente ganador de la Bota de Oro de la temporada europea con 31 goles, premio compartido con el portugués Cristiano Ronaldo, debió ser sometido a una artroscopia en su rodilla izquierda el pasado 22 de mayo.

El delantero sintió un fuerte dolor durante uno de los entrenamientos de la selección y pocas horas después ingresó al quirófano en Montevideo para dar rápido inicio de la cuenta atrás en su recuperación.

Suárez fue operado 24 días antes del debut de Uruguay en el Mundial frente a Costa Rica y una artroscopia necesita entre 15 y 20 días de recuperación sin sobresaltos en el medio.

Por ello es muy difícil que la máxima estrella uruguaya esté en el campo en el debut y es más probable que pueda ser tenido en cuenta para el segundo partido de los celestes, frente a Inglaterra el 19 de junio, o incluso en el tercero contra Italia el 24 de junio.

“Estamos preocupados por lo que le ocurrió a Luis, pero no podemos perder tiempo en lamentarnos o hacer un drama. Hay que seguir adelante y prepararnos de la mejor manera para el Mundial”, afirmó el seleccionador Oscar Washington Tabárez.

Mientras Suárez se recupera su lugar en el equipo parece ocuparlo Diego Forlán, que fue la figura más destacada de los celestes en la Copa del Mundo de Sudáfrica y elegido por la FIFA como el mejor jugador del torneo.

A sus 35 años Forlán es utilizado más como pieza de recambio por el entrenador pero el descanso obligado de Suárez, figura del Liverpool, lo puso de nuevo entre los titulares celestes.

El excelente momento por el que atraviesa otro de los goleadores, Edinson Cavani, del París Saint Germain, y la gran temporada del defensa Diego Godín con el Atlético de Madrid, ayuda a abonar la ilusión de sus compatriotas de que Uruguay sea protagonista en el Mundial.

Godín ganó la Liga española y llegó a la final de la Liga de Campeones de Europa marcando incluso goles decisivos en ambos torneos.

Además de la motivación que supone jugar un Mundial, que para la gran mayoría de los celestes será el segundo consecutivo, varios de los integrantes de la plantilla llegan con la moral “por las nubes” tras haber ganado títulos con sus clubes.

Tal es el caso del propio Cavani, el portero Fernando Muslera (Galatasaray), los defensas Maxi Pereira (Benfica) y Martín Cáceres (Juventus), Cristian Rodríguez y José María Giménez (también del Atlético Madrid) y Abel Hernández (Palermo).

Tabárez, que en su segunda etapa al frente de la selección ya superó los 100 partidos, ingresó en la historia del fútbol uruguayo y mundial por ser el único entrenador en llevar a la selección de su país a tres Copas del Mundo.

El “maestro”, como se le conoce por su profesión de maestro escolar que alternó con su etapa de futbolista, clasificó anteriormente a los celeste a la Copa del Mundo de Italia 90, donde no lograron destacarse pese a tener en la plantilla figuras de la talla de Enzo Francéscoli y Ruben Sosa, y veinte años después repitió en Sudáfrica.

La mayoría de la plantilla uruguaya que estará en Brasil tiene experiencia por haber competido en el anterior mundial y eso “no garantiza triunfos” pero “es muy importante para buscarlos”, sentenció recientemente Tabárez.

Uruguay ganó dos copas del mundo en su historia. En 1930, en el inicio de los mundiales y del que fue anfitrión.

La segunda fue precisamente en Brasil en 1950 cuando contra todo pronósticos el equipo que tenía a Obdulio Jacinto Varela como capitán y a Juan Alberto Schiaffino y Alcídes Edgardo Ghiggia como figuras, venció en la final por 2-1 a Brasil.

Ese triunfo es conocido como el “Maracanazo” porque el partido se jugó en el estadio Maracaná, de Río de Janeiro y frente a 200.000 espectadores.

Ghiggia, de 87 años y único superviviente de aquella final, viajará a Brasil para alentar a los celestes, entre los que no estarán como últimos descartes el medio del Palmeiras Sebastián Eguren y el defensa del Lanús Alejandro Silva.

Read more Fútbol stories from the Miami Herald

Miami Herald

Join the
Discussion

The Miami Herald is pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news. Some of the comments may be reprinted elsewhere on the site or in the newspaper. We encourage lively, open debate on the issues of the day, and ask that you refrain from profanity, hate speech, personal comments and remarks that are off point. Thank you for taking the time to offer your thoughts.

The Miami Herald uses Facebook's commenting system. You need to log in with a Facebook account in order to comment. If you have questions about commenting with your Facebook account, click here.

Have a news tip? You can send it anonymously. Click here to send us your tip - or - consider joining the Public Insight Network and become a source for The Miami Herald and el Nuevo Herald.

Hide Comments

This affects comments on all stories.

Cancel OK

  • Marketplace

Today's Circulars

  • Quick Job Search

Enter Keyword(s) Enter City Select a State Select a Category