Bahía Solano, un paraíso en el pacífico colombiano

  • Fotografía del 4 de abril de 2014, cedida por Proexport Colombia, de un atardecer en Bahía Solano (Colombia). Bahía Solano, donde ballenas, tortugas y aves encuentran un refugio para reproducirse, es un paraíso para el ecoturismo en el Pacífico colombiano, una de las pocas zonas del mundo con selvas vírgenes y especies animales y vegetales por descubrir. A Bahía Solano, ubicada en el golfo de Tribugá, en el departamento del Chocó, a pocos kilómetros de la frontera con Panamá, se le asocia con las ballenas jorobadas, pero este paisaje natural no solo alberga cada año a los cetáceos que llegan para aparearse y dar a luz sino que también es hogar de una de las mayores variedades de ecosistemas en el mundo. Proexport Colombia / EFE

  • Fotografía del 4 de abril de 2014, cedida por Proexport Colombia, de un crucero navegando en Bahía Solano (Colombia). Bahía Solano, donde ballenas, tortugas y aves encuentran un refugio para reproducirse, es un paraíso para el ecoturismo en el Pacífico colombiano, una de las pocas zonas del mundo con selvas vírgenes y especies animales y vegetales por descubrir. A Bahía Solano, ubicada en el golfo de Tribugá, en el departamento del Chocó, a pocos kilómetros de la frontera con Panamá, se le asocia con las ballenas jorobadas, pero este paisaje natural no solo alberga cada año a los cetáceos que llegan para aparearse y dar a luz sino que también es hogar de una de las mayores variedades de ecosistemas en el mundo. Proexport Colombia / EFE

  • Fotografía del 4 de abril de 2014, cedida por Proexport Colombia, de un atardecer en Bahía Solano (Colombia). Bahía Solano, donde ballenas, tortugas y aves encuentran un refugio para reproducirse, es un paraíso para el ecoturismo en el Pacífico colombiano, una de las pocas zonas del mundo con selvas vírgenes y especies animales y vegetales por descubrir. A Bahía Solano, ubicada en el golfo de Tribugá, en el departamento del Chocó, a pocos kilómetros de la frontera con Panamá, se le asocia con las ballenas jorobadas, pero este paisaje natural no solo alberga cada año a los cetáceos que llegan para aparearse y dar a luz sino que también es hogar de una de las mayores variedades de ecosistemas en el mundo. Proexport Colombia / EFE

  • Fotografía del 4 de abril de 2014, cedida por Proexport Colombia, de una turista observando artesanías en Bahía Solano (Colombia). Bahía Solano, donde ballenas, tortugas y aves encuentran un refugio para reproducirse, es un paraíso para el ecoturismo en el Pacífico colombiano, una de las pocas zonas del mundo con selvas vírgenes y especies animales y vegetales por descubrir. A Bahía Solano, ubicada en el golfo de Tribugá, en el departamento del Chocó, a pocos kilómetros de la frontera con Panamá, se le asocia con las ballenas jorobadas, pero este paisaje natural no solo alberga cada año a los cetáceos que llegan para aparearse y dar a luz sino que también es hogar de una de las mayores variedades de ecosistemas en el mundo. Proexport Colombia / EFE

  • Fotografía del 4 de abril de 2014, cedida por Proexport Colombia, de un grupo de turistas caminando en Bahía Solano (Colombia). Bahía Solano, donde ballenas, tortugas y aves encuentran un refugio para reproducirse, es un paraíso para el ecoturismo en el Pacífico colombiano, una de las pocas zonas del mundo con selvas vírgenes y especies animales y vegetales por descubrir. A Bahía Solano, ubicada en el golfo de Tribugá, en el departamento del Chocó, a pocos kilómetros de la frontera con Panamá, se le asocia con las ballenas jorobadas, pero este paisaje natural no solo alberga cada año a los cetáceos que llegan para aparearse y dar a luz sino que también es hogar de una de las mayores variedades de ecosistemas en el mundo. Proexport Colombia / EFE

  • Fotografía del 4 de abril de 2014, cedida por Proexport Colombia, de un grupo de mujeres bailando una danza típica en Bahía Solano (Colombia). Bahía Solano, donde ballenas, tortugas y aves encuentran un refugio para reproducirse, es un paraíso para el ecoturismo en el Pacífico colombiano, una de las pocas zonas del mundo con selvas vírgenes y especies animales y vegetales por descubrir. A Bahía Solano, ubicada en el golfo de Tribugá, en el departamento del Chocó, a pocos kilómetros de la frontera con Panamá, se le asocia con las ballenas jorobadas, pero este paisaje natural no solo alberga cada año a los cetáceos que llegan para aparearse y dar a luz sino que también es hogar de una de las mayores variedades de ecosistemas en el mundo. Proexport Colombia / EFE