Cientos encuentran asilo en campamento de inmigrantes deportados

  • Rufino Gonzalez Bautista, de 47 años, explica a EFE que lleva 2 meses en el campamento de inmigrantes deportados desde Estados Unidos de los doce que hace fuera deportado desde Estados Unidos. Unas 700 personas encuentran asilo a unos pasos de la frontera en Tijuana (México). El campamento, ubicado en la Plaza Constitución de Tijuana, fue instalado por una organización civil ante la necesidad de un espacio para hospedar a inmigrantes, quienes ahora, buscan alternativas de trabajo en una ciudad que en su mayoría desconocen. Javier Reyes, coordinador del grupo Ángeles Sin Fronteras, encargado del lugar, señaló que muchos "ya se han ido al no ver ayuda moral por parte de las autoridades". Señaló que desde que se abrió el campamento hace cinco meses han sobrevivido gracias a donaciones de alimentos, cobijas y ropa para estas personas, en su inmensa mayoría mexicanos que cruzaron la frontera buscando un futuro mejor. "La gente que se queda más tiempo es porque la familia está aquí cerca, en California", mencionó Reyes. "Es fácil que sus parientes vengan aquí a visitarlos un fin de semana". DAVID MAUNG / EFE

  • Un hombre sirve avena a la fila de personas esperando para ser alimentados en el campamento de inmigrantes deportados desde Estados Unidos a unos pasos de la frontera en Tijuana (México). Unas 700 personas encuentran asilo en este campamento, ubicado en la Plaza Constitución de Tijuana, que fue instalado por una organización civil ante la necesidad de un espacio para hospedar a inmigrantes, quienes ahora, buscan alternativas de trabajo en una ciudad que en su mayoría desconocen. Javier Reyes, coordinador del grupo Ángeles Sin Fronteras, encargado del lugar, señaló que muchos "ya se han ido al no ver ayuda moral por parte de las autoridades". Señaló que desde que se abrió el campamento hace cinco meses han sobrevivido gracias a donaciones de alimentos, cobijas y ropa para estas personas, en su inmensa mayoría mexicanos que cruzaron la frontera buscando un futuro mejor. DAVID MAUNG / EFE

  • Decenas de personas esperan en fila para recibir ropa regalada en el campamento de inmigrantes deportados desde Estados Unidos a unos pasos de la frontera en Tijuana (México). Unas 700 personas encuentran asilo en este campamento, ubicado en la Plaza Constitución de Tijuana, que fue instalado por una organización civil ante la necesidad de un espacio para hospedar a inmigrantes, quienes ahora, buscan alternativas de trabajo en una ciudad que en su mayoría desconocen. Javier Reyes, coordinador del grupo Ángeles Sin Fronteras, encargado del lugar, señaló que muchos "ya se han ido al no ver ayuda moral por parte de las autoridades". Señaló que desde que se abrió el campamento hace cinco meses han sobrevivido gracias a donaciones de alimentos, cobijas y ropa para estas personas, en su inmensa mayoría mexicanos que cruzaron la frontera buscando un futuro mejor. DAVID MAUNG / EFE

  • Un hombre ilumina una olla donde otro cocina avena para los centenares de personas que tienen que ser alimentadas en el campamento de inmigrantes deportados desde Estados Unidos, a unos pasos de la frontera en Tijuana (México). Unas 700 personas encuentran asilo en este campamento, ubicado en la Plaza Constitución de Tijuana, que fue instalado por una organización civil ante la necesidad de un espacio para hospedar a inmigrantes, quienes ahora, buscan alternativas de trabajo en una ciudad que en su mayoría desconocen. Javier Reyes, coordinador del grupo Ángeles Sin Fronteras, encargado del lugar, señaló que muchos "ya se han ido al no ver ayuda moral por parte de las autoridades". Señaló que desde que se abrió el campamento hace cinco meses han sobrevivido gracias a donaciones de alimentos, cobijas y ropa para estas personas, en su inmensa mayoría mexicanos que cruzaron la frontera buscando un futuro mejor. DAVID MAUNG / EFE

  • Bertin Castro Castro se pone una chamarra antes de ir a trabajar, en el campamento de inmigrantes deportados desde Estados Unidos a unos pasos de la frontera en Tijuana (México). Castro, que fue deportado hace 6 meses, lleva en el campamento 4 meses. Unas 700 personas encuentran asilo en este campamento, ubicado en la Plaza Constitución de Tijuana, que fue instalado por una organización civil ante la necesidad de un espacio para hospedar a inmigrantes, quienes ahora, buscan alternativas de trabajo en una ciudad que en su mayoría desconocen. Javier Reyes, coordinador del grupo Ángeles Sin Fronteras, encargado del lugar, señaló que muchos "ya se han ido al no ver ayuda moral por parte de las autoridades". Señaló que desde que se abrió el campamento hace cinco meses han sobrevivido gracias a donaciones de alimentos, cobijas y ropa para estas personas, en su inmensa mayoría mexicanos que cruzaron la frontera buscando un futuro mejor. DAVID MAUNG / EFE

  • Decenas de hombres hacen fila esperando para ser alimentados en el campamento de inmigrantes deportados desde Estados Unidos a unos pasos de la frontera en Tijuana (México). Unas 700 personas encuentran asilo en este campamento, ubicado en la Plaza Constitución de Tijuana, que fue instalado por una organización civil ante la necesidad de un espacio para hospedar a inmigrantes, quienes ahora, buscan alternativas de trabajo en una ciudad que en su mayoría desconocen. Javier Reyes, coordinador del grupo Ángeles Sin Fronteras, encargado del lugar, señaló que muchos "ya se han ido al no ver ayuda moral por parte de las autoridades". Señaló que desde que se abrió el campamento hace cinco meses han sobrevivido gracias a donaciones de alimentos, cobijas y ropa para estas personas, en su inmensa mayoría mexicanos que cruzaron la frontera buscando un futuro mejor. DAVID MAUNG / EFE

  • Unas 700 personas viven en el campamento de inmigrantes deportados desde Estados Unidos y que encuentran asilo a unos pasos de la frontera en Tijuana (México). El campamento, ubicado en la Plaza Constitución de Tijuana, fue instalado por una organización civil ante la necesidad de un espacio para hospedar a inmigrantes, quienes ahora, buscan alternativas de trabajo en una ciudad que en su mayoría desconocen. Javier Reyes, coordinador del grupo Ángeles Sin Fronteras, encargado del lugar, señaló que muchos "ya se han ido al no ver ayuda moral por parte de las autoridades". Señaló que desde que se abrió el campamento hace cinco meses han sobrevivido gracias a donaciones de alimentos, cobijas y ropa para estas personas, en su inmensa mayoría mexicanos que cruzaron la frontera buscando un futuro mejor. "La gente que se queda más tiempo es porque la familia está aquí cerca, en California", mencionó Reyes. "Es fácil que sus parientes vengan aquí a visitarlos un fin de semana". DAVID MAUNG / EFE

  • Una olla llena de agua se calienta para preparar café en el campamento de inmigrantes deportados desde Estados Unidos y que encuentran asilo a unos pasos de la frontera en Tijuana (México), donde actualmente viven unas 700 personas que esperan una nueva oportunidad. El campamento, ubicado en la Plaza Constitución de Tijuana, fue instalado por una organización civil ante la necesidad de un espacio para hospedar a inmigrantes, quienes ahora, buscan alternativas de trabajo en una ciudad que en su mayoría desconocen. Javier Reyes, coordinador del grupo Ángeles Sin Fronteras, encargado del lugar, señaló que muchos "ya se han ido al no ver ayuda moral por parte de las autoridades". Señaló que desde que se abrió el campamento hace cinco meses han sobrevivido gracias a donaciones de alimentos, cobijas y ropa para estas personas, en su inmensa mayoría mexicanos que cruzaron la frontera buscando un futuro mejor. "La gente que se queda más tiempo es porque la familia está aquí cerca, en California", mencionó Reyes. "Es fácil que sus parientes vengan aquí a visitarlos un fin de semana". DAVID MAUNG / EFE