Continúa la tradición de cocinar con piedras calientes

  • Gabriel Cruz, propietario del restaurante El Rincón Oaxaqueño nos muestra los ingredientes del caldo de piedra, una receta prehispánica de Oaxaca, México. El caldo de piedra, un consomé cocinado con rocas calientes en áreas rurales del sur de México, hoy es parte de la variedad de sopas con las que los latinos se calientan en época de frío en EEUU. “Caldo de piedra es una receta milenaria, ancestral, en la región Chinanteca del estado de Oaxaca, en la que los campesinos cocinaban filete de pescado, langostino, camarón de río y cocinaban con piedras”, dijo a Efe Gabriel Cruz, propietario del restaurante El Rincón Oaxaqueño. Cruz, quien emigró a Estados Unidos hace 22 años, relató que la tradición de cocinar con piedras calentadas en brasas es parte de la cultura de la etnia Chinanteca y con ese método preparan alimentos desde la época precolombina a la rivera del río grande en el municipio de San Felipe Usila. Para ello los guijarros extraídos del fuego los depositan en una especie de tazón de jícaro con agua de manantial que al depositarle la roca ardiente el líquido hierve y después de 5 minutos de ebullición los ingredientes están listos para comer. IVAN MEJIA / EFE

  • Gabriel Cruz, propietario del restaurante El Rincón Oaxaqueño prepara el caldo de piedra, una receta prehispánica de Oaxaca, México. El caldo de piedra, un consomé cocinado con rocas calientes en áreas rurales del sur de México, hoy es parte de la variedad de sopas con las que los latinos se calientan en época de frío en EEUU. “Caldo de piedra es una receta milenaria, ancestral, en la región Chinanteca del estado de Oaxaca, en la que los campesinos cocinaban filete de pescado, langostino, camarón de río y cocinaban con piedras”, dijo a Efe Gabriel Cruz, propietario del restaurante El Rincón Oaxaqueño. Cruz, quien emigró a Estados Unidos hace 22 años, relató que la tradición de cocinar con piedras calentadas en brasas es parte de la cultura de la etnia Chinanteca y con ese método preparan alimentos desde la época precolombina a la rivera del río grande en el municipio de San Felipe Usila. Para ello los guijarros extraídos del fuego los depositan en una especie de tazón de jícaro con agua de manantial que al depositarle la roca ardiente el líquido hierve y después de 5 minutos de ebullición los ingredientes están listos para comer. IVAN MEJIA / EFE

  • Gabriel Cruz, propietario del restaurante El Rincón Oaxaqueño prepara el caldo de piedra, una receta prehispánica de Oaxaca, México. El caldo de piedra, un consomé cocinado con rocas calientes en áreas rurales del sur de México, hoy es parte de la variedad de sopas con las que los latinos se calientan en época de frío en EEUU. “Caldo de piedra es una receta milenaria, ancestral, en la región Chinanteca del estado de Oaxaca, en la que los campesinos cocinaban filete de pescado, langostino, camarón de río y cocinaban con piedras”, dijo a Efe Gabriel Cruz, propietario del restaurante El Rincón Oaxaqueño. Cruz, quien emigró a Estados Unidos hace 22 años, relató que la tradición de cocinar con piedras calentadas en brasas es parte de la cultura de la etnia Chinanteca y con ese método preparan alimentos desde la época precolombina a la rivera del río grande en el municipio de San Felipe Usila. Para ello los guijarros extraídos del fuego los depositan en una especie de tazón de jícaro con agua de manantial que al depositarle la roca ardiente el líquido hierve y después de 5 minutos de ebullición los ingredientes están listos para comer. IVAN MEJIA / EFE

  • Gabriel Cruz, propietario del restaurante El Rincón Oaxaqueño prepara el caldo de piedra, una receta prehispánica de Oaxaca, México. El caldo de piedra, un consomé cocinado con rocas calientes en áreas rurales del sur de México, hoy es parte de la variedad de sopas con las que los latinos se calientan en época de frío en EEUU. “Caldo de piedra es una receta milenaria, ancestral, en la región Chinanteca del estado de Oaxaca, en la que los campesinos cocinaban filete de pescado, langostino, camarón de río y cocinaban con piedras”, dijo a Efe Gabriel Cruz, propietario del restaurante El Rincón Oaxaqueño. Cruz, quien emigró a Estados Unidos hace 22 años, relató que la tradición de cocinar con piedras calentadas en brasas es parte de la cultura de la etnia Chinanteca y con ese método preparan alimentos desde la época precolombina a la rivera del río grande en el municipio de San Felipe Usila. Para ello los guijarros extraídos del fuego los depositan en una especie de tazón de jícaro con agua de manantial que al depositarle la roca ardiente el líquido hierve y después de 5 minutos de ebullición los ingredientes están listos para comer. IVAN MEJIA / EFE

  • María del Rocío Gutiérrez, originaria de Guadalajara (México), degusta el caldo de piedra en el restaurante El Rincón Oaxaqueño del chef Gabriel Cruz. El caldo de piedra, un consomé cocinado con rocas calientes en áreas rurales del sur de México, hoy es parte de la variedad de sopas con las que los latinos se calientan en época de frío en EEUU. “Caldo de piedra es una receta milenaria, ancestral, en la región Chinanteca del estado de Oaxaca, en la que los campesinos cocinaban filete de pescado, langostino, camarón de río y cocinaban con piedras”, dijo a Efe Gabriel Cruz, propietario del restaurante El Rincón Oaxaqueño. Cruz, quien emigró a Estados Unidos hace 22 años, relató que la tradición de cocinar con piedras calentadas en brasas es parte de la cultura de la etnia Chinanteca y con ese método preparan alimentos desde la época precolombina a la rivera del río grande en el municipio de San Felipe Usila. Para ello los guijarros extraídos del fuego los depositan en una especie de tazón de jícaro con agua de manantial que al depositarle la roca ardiente el líquido hierve y después de 5 minutos de ebullición los ingredientes están listos para comer. IVAN MEJIA / EFE

  • Gabriel Cruz, propietario del restaurante El Rincón Oaxaqueño muestra el caldo de piedra, una receta prehispánica de Oaxaca, México. El caldo de piedra, un consomé cocinado con rocas calientes en áreas rurales del sur de México, hoy es parte de la variedad de sopas con las que los latinos se calientan en época de frío en EEUU. “Caldo de piedra es una receta milenaria, ancestral, en la región Chinanteca del estado de Oaxaca, en la que los campesinos cocinaban filete de pescado, langostino, camarón de río y cocinaban con piedras”, dijo a Efe Gabriel Cruz, propietario del restaurante El Rincón Oaxaqueño. Cruz, quien emigró a Estados Unidos hace 22 años, relató que la tradición de cocinar con piedras calentadas en brasas es parte de la cultura de la etnia Chinanteca y con ese método preparan alimentos desde la época precolombina a la rivera del río grande en el municipio de San Felipe Usila. Para ello los guijarros extraídos del fuego los depositan en una especie de tazón de jícaro con agua de manantial que al depositarle la roca ardiente el líquido hierve y después de 5 minutos de ebullición los ingredientes están listos para comer. IVAN MEJIA / EFE