FOTOGALERÍA

  • “Con este trabajo he tenido mis beneficios: mantengo mi casa, pago mi licencia (de trabajo), hago muchas amistades —de Cuba y del mundo— y le puedo dar algunos gustos a mi madre que es el hijo que nunca tuve”, cuenta Lyssett Pérez, una pregonera de 41 años. ADALBERTO ROQUE / AFP/Getty Images

  • “Algunos dicen que soy la única pregonera de La Habana, otros que me he comido el espíritu de Rita Montaner. No sé si será verdad, lo cierto es que mi trabajo lo hago con una sola cosa, amor, que es con lo primero que salgo a la calle”, dice Lyssett Pérez. ADALBERTO ROQUE / AFP/Getty Images

  • La "manisera" Lyssett Pérez posa para los turistas en una calle de La Habana Vieja. ADALBERTO ROQUE / AFP/Getty Images

  • La vendedora de maní Lyssett Pérez habla con varios turistas en una calle de La Habana Vieja. Pérez entona "El Manisero" para vender maní lo que la convierte en una figura popular entre los cubanos y los turistas. ADALBERTO ROQUE / AFP/Getty Images