Descubren una tumba de 1,000 años con restos humanos

  • Detalle de hoy, jueves 24 de octubre de 2013, de un créneo de cuy, que forma parte de las ofrendas halladas junto a dos fardos de un personaje de élite y un niño, presuntamente sacrificado, que fueron hallados en la huaca Pucllana, en Lima, por un equipo de expertos, en una tumba de la cultura preincaica Wari, de 1.000 años de antigüedad. Las ofrendas humanas fueron una costumbre de las culturas preincaicas que se extendieron en la costa de Perú en ritos para los dioses del mar. La tumba está a 22 metros de altura, en la sexta plataforma de la huaca (sitio arqueológico) Pucllana, un centro ceremonial en forma de pirámide ubicado en el distrito limeño de Miraflores, desde donde se puede observar el océano Pacífico. EFE/Paolo Aguilar Paolo Aguilar / EFE

  • Detalle de hoy, jueves 24 de octubre de 2013, de un mate (calabaza) grabado, que forma parte de las ofrendas halladas junto a dos fardos de un personaje de élite y un niño, presuntamente sacrificado, que fueron hallados en la huaca Pucllana, en Lima, por un equipo de expertos, en una tumba de la cultura preincaica Wari, de 1.000 años de antigüedad. Las ofrendas humanas fueron una costumbre de las culturas preincaicas que se extendieron en la costa de Perú en ritos para los dioses del mar. La tumba está a 22 metros de altura, en la sexta plataforma de la huaca (sitio arqueológico) Pucllana, un centro ceremonial en forma de pirámide ubicado en el distrito limeño de Miraflores, desde donde se puede observar el océano Pacífico. EFE/Paolo Aguilar Paolo Aguilar / EFE

  • Arqueólogos tarbajan hoy, jueves 24 de octubre de 2013, en el lugar donde fueron hallados dos fardos de un personaje de élite y un niño, presuntamente sacrificado, en una tumba de la cultura preincaica Wari, de 1.000 años de antigüedad, en la huaca Pucllana, en Lima. Las ofrendas humanas fueron una costumbre de las culturas preincaicas que se extendieron en la costa de Perú en ritos para los dioses del mar. La tumba está a 22 metros de altura, en la sexta plataforma de la huaca (sitio arqueológico) Pucllana, un centro ceremonial en forma de pirámide ubicado en el distrito limeño de Miraflores, desde donde se puede observar el océano Pacífico. EFE/Paolo Aguilar Paolo Aguilar / EFE

  • Vista de hoy, jueves 24 de octubre de 2013, de dos fardos de un personaje de élite y un niño, presuntamente sacrificado, que fueron hallados en la huaca Pucllana, en Lima, por un equipo de expertos, en una tumba de la cultura preincaica Wari, de 1.000 años de antigüedad. Las ofrendas humanas fueron una costumbre de las culturas preincaicas que se extendieron en la costa de Perú en ritos para los dioses del mar. La tumba está a 22 metros de altura, en la sexta plataforma de la huaca (sitio arqueológico) Pucllana, un centro ceremonial en forma de pirámide ubicado en el distrito limeño de Miraflores, desde donde se puede observar el océano Pacífico. EFE/Paolo Aguilar Paolo Aguilar / EFE

  • Arqueólogos tarbajan hoy, jueves 24 de octubre de 2013, en el lugar donde fueron hallados dos fardos de un personaje de élite y un niño, presuntamente sacrificado, en una tumba de la cultura preincaica Wari, de 1.000 años de antigüedad, en la huaca Pucllana, en Lima. Las ofrendas humanas fueron una costumbre de las culturas preincaicas que se extendieron en la costa de Perú en ritos para los dioses del mar. La tumba está a 22 metros de altura, en la sexta plataforma de la huaca (sitio arqueológico) Pucllana, un centro ceremonial en forma de pirámide ubicado en el distrito limeño de Miraflores, desde donde se puede observar el océano Pacífico. EFE/Paolo Aguilar Paolo Aguilar / EFE

  • Arqueólogos tarbajan hoy, jueves 24 de octubre de 2013, en el lugar donde fueron hallados dos fardos de un personaje de élite y un niño, presuntamente sacrificado, en una tumba de la cultura preincaica Wari, de 1.000 años de antigüedad, en la huaca Pucllana, en Lima. Las ofrendas humanas fueron una costumbre de las culturas preincaicas que se extendieron en la costa de Perú en ritos para los dioses del mar. La tumba está a 22 metros de altura, en la sexta plataforma de la huaca (sitio arqueológico) Pucllana, un centro ceremonial en forma de pirámide ubicado en el distrito limeño de Miraflores, desde donde se puede observar el océano Pacífico. EFE/Paolo Aguilar Paolo Aguilar / EFE

  • Vista de hoy, jueves 24 de octubre de 2013, del lugar donde fueron hallados dos fardos de un personaje de élite y un niño, presuntamente sacrificado, en una tumba de la cultura preincaica Wari, de 1.000 años de antigüedad, en la huaca Pucllana, en Lima. Las ofrendas humanas fueron una costumbre de las culturas preincaicas que se extendieron en la costa de Perú en ritos para los dioses del mar. La tumba está a 22 metros de altura, en la sexta plataforma de la huaca (sitio arqueológico) Pucllana, un centro ceremonial en forma de pirámide ubicado en el distrito limeño de Miraflores, desde donde se puede observar el océano Pacífico. EFE/Paolo Aguilar Paolo Aguilar / EFE