Prohibición de vender ropa importada crea polémica en Cuba

  • Un joven observa gorras en una tienda de ropa importada ofertada por comerciantes privados este 11 de octubre de 2013, en La Habana (Cuba). La prohibición de vender ropa importada en Cuba ha encendido la polémica y desatado un visible malestar entre comerciantes privados que desde hace algunos años se dedican a ese negocio y que ahora parecen abocados de nuevo al mercado negro. Con el desarrollo del trabajo privado -"cuentapropismo" en jerga cubana-, en los últimos años proliferaron multitud de pequeños comercios y tenderetes de venta de ropa, calzado o complementos, y hasta algunas "boutiques" en La Habana que casi pueden considerarse de lujo en un país agobiado por la escasez. EFE/Alejandro Ernesto Alejandro Ernesto / EFE

  • Una mujer observa algunas prendas en una tienda de ropa importada ofertada por comerciantes privados este 11 de octubre de 2013, en La Habana (Cuba). La prohibición de vender ropa importada en Cuba ha encendido la polémica y desatado un visible malestar entre comerciantes privados que desde hace algunos años se dedican a ese negocio y que ahora parecen abocados de nuevo al mercado negro. Con el desarrollo del trabajo privado -"cuentapropismo" en jerga cubana-, en los últimos años proliferaron multitud de pequeños comercios y tenderetes de venta de ropa, calzado o complementos, y hasta algunas "boutiques" en La Habana que casi pueden considerarse de lujo en un país agobiado por la escasez. EFE/Alejandro Ernesto Alejandro Ernesto / EFE

  • Compradores observan algunas prendas en una tienda de ropa importada ofertada por comerciantes privados este 11 de octubre de 2013, en La Habana (Cuba). La prohibición de vender ropa importada en Cuba ha encendido la polémica y desatado un visible malestar entre comerciantes privados que desde hace algunos años se dedican a ese negocio y que ahora parecen abocados de nuevo al mercado negro. Con el desarrollo del trabajo privado -"cuentapropismo" en jerga cubana-, en los últimos años proliferaron multitud de pequeños comercios y tenderetes de venta de ropa, calzado o complementos, y hasta algunas "boutiques" en La Habana que casi pueden considerarse de lujo en un país agobiado por la escasez. EFE/Alejandro Ernesto Alejandro Ernesto / EFE

  • Un hombre observa mercancías en una tienda de ropa y accesorios importados ofertados por comerciantes privados este 11 de octubre de 2013, en La Habana (Cuba). La prohibición de vender ropa importada en Cuba ha encendido la polémica y desatado un visible malestar entre comerciantes privados que desde hace algunos años se dedican a ese negocio y que ahora parecen abocados de nuevo al mercado negro. Con el desarrollo del trabajo privado -"cuentapropismo" en jerga cubana-, en los últimos años proliferaron multitud de pequeños comercios y tenderetes de venta de ropa, calzado o complementos, y hasta algunas "boutiques" en La Habana que casi pueden considerarse de lujo en un país agobiado por la escasez. EFE/Alejandro Ernesto Alejandro Ernesto / EFE

  • Una vendedora acomoda mercancia en una tienda de ropa importada ofertada por comerciantes privados este 11 de octubre de 2013, en La Habana (Cuba). La prohibición de vender ropa importada en Cuba ha encendido la polémica y desatado un visible malestar entre comerciantes privados que desde hace algunos años se dedican a ese negocio y que ahora parecen abocados de nuevo al mercado negro. Con el desarrollo del trabajo privado -"cuentapropismo" en jerga cubana-, en los últimos años proliferaron multitud de pequeños comercios y tenderetes de venta de ropa, calzado o complementos, y hasta algunas "boutiques" en La Habana que casi pueden considerarse de lujo en un país agobiado por la escasez. EFE/Alejandro Ernesto Alejandro Ernesto / EFE

  • Una vendedora permanece frente a una tienda de ropa importada ofertada por comerciantes privados este 11 de octubre de 2013, en La Habana (Cuba). La prohibición de vender ropa importada en Cuba ha encendido la polémica y desatado un visible malestar entre comerciantes privados que desde hace algunos años se dedican a ese negocio y que ahora parecen abocados de nuevo al mercado negro. Con el desarrollo del trabajo privado -"cuentapropismo" en jerga cubana-, en los últimos años proliferaron multitud de pequeños comercios y tenderetes de venta de ropa, calzado o complementos, y hasta algunas "boutiques" en La Habana que casi pueden considerarse de lujo en un país agobiado por la escasez. EFE/Alejandro Ernesto Alejandro Ernesto / EFE