Realizan censo de animales en parque de Kenia

  • Elefantes pastan este martes 8 de octubre de 2013, en el parque nacional de Amboseli (Kenia). El Servicio de Vida Silvestre de Kenia (KWS), junto con agencia gubernamentales de Tanzania y varias ONG como la Fundación Africana de Vida Salvaje (AWF) han comenzado un censo aéreo de elefantes y otros mamíferos que durará una semana en el ecosistema compartido de Amboseli-Occidente de Kilimanjaro y Natron-Magadi, en un esfuerzo por establecer la cantidad y tendencia de población de estos animales para ayudar a las autoridades en el diseño de políticas para el cuidado y el manejo del ecosistema. Varias avionetas fueron desplegadas para cubrir el área de 25.623 km2. De acuerdo con la KWS, la población de elefantes en el área ha mantenido relativamente, con 1087 individuos contados en 2000, 1090 en 2002 y 967 en 2007, a comparación de los 1266 contados en 2010. Entre los años 2010 y 2013, se ha presentado un incremento general en el número de grandes animales herbívoros. La población de elefantes creció de 1420 a 1930 mientras los antílopes y las cebras se han duplicado en su número. La población de búfalos ha crecido el 72 por ciento. El turismo generado por la vida salvaje en el país es la mayor fuente de divisas en Kenia. Sin embargo, el conflicto del ser humano con la vida salvaje y la caza furtiva son un serio obstáculo para la conservación. DAI KUROKAWA / EFE

  • Un elefante camina en una ciénaga este martes 8 de octubre de 2013, en el parque nacional de Amboseli (Kenia). El Servicio de Vida Silvestre de Kenia (KWS), junto con agencia gubernamentales de Tanzania y varias ONG como la Fundación Africana de Vida Salvaje (AWF) han comenzado un censo aéreo de elefantes y otros mamíferos que durará una semana en el ecosistema compartido de Amboseli-Occidente de Kilimanjaro y Natron-Magadi, en un esfuerzo por establecer la cantidad y tendencia de población de estos animales para ayudar a las autoridades en el diseño de políticas para el cuidado y el manejo del ecosistema. Varias avionetas fueron desplegadas para cubrir el área de 25,623 km2. De acuerdo con la KWS, la población de elefantes en el área ha mantenido relativamente, con 1087 individuos contados en 2000, 1090 en 2002 y 967 en 2007, a comparación de los 1266 contados en 2010. Entre los años 2010 y 2013, se ha presentado un incremento general en el número de grandes animales herbívoros. La población de elefantes creció de 1420 a 1930 mientras los antílopes y las cebras se han duplicado en su número. La población de búfalos ha crecido el 72 por ciento. El turismo generado por la vida salvaje en el país es la mayor fuente de divisas en Kenia. Sin embargo, el conflicto del ser humano con la vida salvaje y la caza furtiva son un serio obstáculo para la conservación. DAI KUROKAWA / EFE

  • Un elefante camina en una ciénaga este martes 8 de octubre de 2013, en el parque nacional de Amboseli (Kenia). El Servicio de Vida Silvestre de Kenia (KWS), junto con agencia gubernamentales de Tanzania y varias ONG como la Fundación Africana de Vida Salvaje (AWF) han comenzado un censo aéreo de elefantes y otros mamíferos que durará una semana en el ecosistema compartido de Amboseli-Occidente de Kilimanjaro y Natron-Magadi, en un esfuerzo por establecer la cantidad y tendencia de población de estos animales para ayudar a las autoridades en el diseño de políticas para el cuidado y el manejo del ecosistema. Varias avionetas fueron desplegadas para cubrir el área de 25.623 km2. De acuerdo con la KWS, la población de elefantes en el área ha mantenido relativamente, con 1087 individuos contados en 2000, 1090 en 2002 y 967 en 2007, a comparación de los 1266 contados en 2010. Entre los años 2010 y 2013, se ha presentado un incremento general en el número de grandes animales herbívoros. La población de elefantes creció de 1420 a 1930 mientras los antílopes y las cebras se han duplicado en su número. La población de búfalos ha crecido el 72 por ciento. El turismo generado por la vida salvaje en el país es la mayor fuente de divisas en Kenia. Sin embargo, el conflicto del ser humano con la vida salvaje y la caza furtiva son un serio obstáculo para la conservación. DAI KUROKAWA / EFE

  • Antílopes corren este martes 8 de octubre de 2013, en el parque nacional de Amboseli (Kenia). El Servicio de Vida Silvestre de Kenia (KWS), junto con agencia gubernamentales de Tanzania y varias ONG como la Fundación Africana de Vida Salvaje (AWF) han comenzado un censo aéreo de elefantes y otros mamíferos que durará una semana en el ecosistema compartido de Amboseli-Occidente de Kilimanjaro y Natron-Magadi, en un esfuerzo por establecer la cantidad y tendencia de población de estos animales para ayudar a las autoridades en el diseño de políticas para el cuidado y el manejo del ecosistema. Varias avionetas fueron desplegadas para cubrir el área de 25.623 km2. De acuerdo con la KWS, la población de elefantes en el área ha mantenido relativamente, con 1087 individuos contados en 2000, 1090 en 2002 y 967 en 2007, a comparación de los 1266 contados en 2010. Entre los años 2010 y 2013, se ha presentado un incremento general en el número de grandes animales herbívoros. La población de elefantes creció de 1420 a 1930 mientras los antílopes y las cebras se han duplicado en su número. La población de búfalos ha crecido el 72 por ciento. El turismo generado por la vida salvaje en el país es la mayor fuente de divisas en Kenia. Sin embargo, el conflicto del ser humano con la vida salvaje y la caza furtiva son un serio obstáculo para la conservación. DAI KUROKAWA / EFE