Proyecto busca mejorar la cara de la bahía de La Habana

  • En esta foto de 09 de septiembre 2013, hombres que trabajan en el cambio de imagen del puerto se bajan de un pequeño barco al final de su jornada de trabajo cerca de un edificio en construcción que albergará una nueva fábrica de cerveza en el puerto de La Habana, Cuba. Autoridades de la ciudad ven una oportunidad para transformar esta zona industrial de mala muerte y revitalizar el centro deprimido, densamente poblado español colonial, debido a un nuevo puerto en construcción al oeste de la capital cubana. Ramon Espinosa / AP

  • En esta foto de 09 de septiembre 2013, hombres montan en un coche clásico americano y pasan una pala excavadora en el puerto de La Habana, Cuba. La gentrificación es ya evidente en las plazas junto a las plazas de la bahía restauradas de la Habana Vieja, y ahora viene un ambicioso plan para convertir la línea de costa contaminada en un paseo marítimo reluciente de restaurantes, cafeterías y parques públicos. Ramon Espinosa / AP

  • En esta foto de 09 de septiembre 2013, un hombre pesca en una zona donde los residuos se extrajeron del fondo del mar al puerto a través del agua de una refinería en La Habana, Cuba. El puerto de La Habana ha sido, durante mucho tiempo, un revoltijo antiestético de muelles que han sido dejados desmoronaddos en pilas de oxidado. Su rasgo dominante es una chimenea de la refinería a través de la bahía que eructa humo y de las llamas las 24 horas del día. Ramon Espinosa / AP

  • En esta foto, los turistas caminan pasando una pala excavadora en el puerto de La Habana, Cuba. Ramon Espinosa / AP

  • En esta foto de 20 de agosto 2013, un trabajador descansa en el muro del malecón de La Habana, Cuba. En pocos años, el arquitecto de la Oficina del Historiador de La Habana, que está supervisando el proyecto de cambio de imagen del puerto, Orlando Inclán, prevé pelícanos, gaviotas y veleros reemplazando los petroleros, cargueros y buques de la marina de guerra como los principales habitantes de la bahía de La Habana. Ramon Espinosa / AP