Celebración del mes del Ramadán en Gaza

  • Abu Jaber, de 54 años, camina acompañado de su caballo entre las tumbas del cementerio musulmán Almaamadani hoy, lunes 15 de julio de 2013, luego de romper el ayuno durante la celebración del mes del Ramadán en Azkola, Franja de Gaza. La familia de Abu Jaber, conformada por dos hombres, dos mujeres y cinco niños, viven en el cementerio en condiciones de pobreza. Además de algunos pequeños ingresos por trabajos temporales, esta familia depende de la asistencia del Departamento de Asuntos Civiles de Gaza. ALI ALI / EFE

  • La familia palestina de Abu Jaber, de 54 años, se reúnen entre las tumbas del cementerio musulmán Almaamadani hoy, lunes 15 de julio de 2013, luego de romper el ayuno durante la celebración del mes del Ramadán en Azkola, Franja de Gaza. La familia, conformada por dos hombres, dos mujeres y cinco niños, viven en el cementerio en condiciones de pobreza. Además de algunos pequeños ingresos por trabajos temporales, esta familia depende de la asistencia del Departamento de Asuntos Civiles de Gaza. ALI ALI / EFE

  • La familia palestina de Abu Jaber, de 54 años, se reúnen entre las tumbas del cementerio musulmán Almaamadani hoy, lunes 15 de julio de 2013, luego de romper el ayuno durante la celebración del mes del Ramadán en Azkola, Franja de Gaza. La familia, conformada por dos hombres, dos mujeres y cinco niños, viven en el cementerio en condiciones de pobreza. Además de algunos pequeños ingresos por trabajos temporales, esta familia depende de la asistencia del Departamento de Asuntos Civiles de Gaza. ALI ALI / EFE

  • Tres niños de la familia palestina de Abu Jaber, de 54 años, juegan entre las tumbas del cementerio musulmán Almaamadani hoy, lunes 15 de julio de 2013, luego de romper el ayuno durante la celebración del mes del Ramadán en Azkola, Franja de Gaza. La familia de Abu Jaber, conformada por dos hombres, dos mujeres y cinco niños, viven en el cementerio en condiciones de pobreza. Además de algunos pequeños ingresos por trabajos temporales, esta familia depende de la asistencia del Departamento de Asuntos Civiles de Gaza. ALI ALI / EFE

  • Un niño de la familia palestina de Abu Jaber, de 54 años, juega entre las tumbas del cementerio musulmán Almaamadani hoy, lunes 15 de julio de 2013, luego de romper el ayuno durante la celebración del mes del Ramadán en Azkola, Franja de Gaza. La familia de Abu Jaber, conformada por dos hombres, dos mujeres y cinco niños, viven en el cementerio en condiciones de pobreza. Además de algunos pequeños ingresos por trabajos temporales, esta familia depende de la asistencia del Departamento de Asuntos Civiles de Gaza. ALI ALI / EFE

  • Detalle de una tumba, que es usada como cama por la familia palestina de Abu Jaber, de 54 años, en el cementerio musulmán Almaamadani hoy, lunes 15 de julio de 2013, en Azkola, Franja de Gaza. La familia de Abu Jaber, conformada por dos hombres, dos mujeres y cinco niños, viven en el cementerio en condiciones de pobreza. Además de algunos pequeños ingresos por trabajos temporales, esta familia depende de la asistencia del Departamento de Asuntos Civiles de Gaza. ALI ALI / EFE

  • Em Jaber, de 50 años, esposa del palestino Abu Jaber, permanece sentada entre las tumbas del cementerio musulmán Almaamadani hoy, lunes 15 de julio de 2013, luego de romper el ayuno durante la celebración del mes del Ramadán en Azkola, Franja de Gaza. La familia de Abu Jaber, de 54 años, conformada por dos hombres, dos mujeres y cinco niños, viven en el cementerio en condiciones de pobreza. Además de algunos pequeños ingresos por trabajos temporales, esta familia depende de la asistencia del Departamento de Asuntos Civiles de Gaza. ALI ALI / EFE

  • Tres niños de la familia palestina de Abu Jaber, de 54 años, juegan entre las tumbas del cementerio musulmán Almaamadani hoy, lunes 15 de julio de 2013, luego de romper el ayuno durante la celebración del mes del Ramadán en Azkola, Franja de Gaza. La familia de Abu Jaber, conformada por dos hombres, dos mujeres y cinco niños, viven en el cementerio en condiciones de pobreza. Además de algunos pequeños ingresos por trabajos temporales, esta familia depende de la asistencia del Departamento de Asuntos Civiles de Gaza. ALI ALI / EFE

  • La familia palestina de Abu Jaber, de 54 años, se reúnen entre las tumbas del cementerio musulmán Almaamadani hoy, lunes 15 de julio de 2013, luego de romper el ayuno durante la celebración del mes del Ramadán en Azkola, Franja de Gaza. La familia, conformada por dos hombres, dos mujeres y cinco niños, viven en el cementerio en condiciones de pobreza. Además de algunos pequeños ingresos por trabajos temporales, esta familia depende de la asistencia del Departamento de Asuntos Civiles de Gaza. ALI ALI / EFE

  • La familia palestina de Abu Jaber, de 54 años, se reúnen entre las tumbas del cementerio musulmán Almaamadani hoy, lunes 15 de julio de 2013, luego de romper el ayuno durante la celebración del mes del Ramadán en Azkola, Franja de Gaza. La familia, conformada por dos hombres, dos mujeres y cinco niños, viven en el cementerio en condiciones de pobreza. Además de algunos pequeños ingresos por trabajos temporales, esta familia depende de la asistencia del Departamento de Asuntos Civiles de Gaza. ALI ALI / EFE

  • La familia palestina de Abu Jaber, de 54 años, se reúnen entre las tumbas del cementerio musulmán Almaamadani hoy, lunes 15 de julio de 2013, luego de romper el ayuno durante la celebración del mes del Ramadán en Azkola, Franja de Gaza. La familia, conformada por dos hombres, dos mujeres y cinco niños, viven en el cementerio en condiciones de pobreza. Además de algunos pequeños ingresos por trabajos temporales, esta familia depende de la asistencia del Departamento de Asuntos Civiles de Gaza. ALI ALI / EFE

  • Abu Jaber, de 54 años, camina acompañado de su caballo entre las tumbas del cementerio musulmán Almaamadani hoy, lunes 15 de julio de 2013, luego de romper el ayuno durante la celebración del mes del Ramadán en Azkola, Franja de Gaza. La familia de Abu Jaber, conformada por dos hombres, dos mujeres y cinco niños, viven en el cementerio en condiciones de pobreza. Además de algunos pequeños ingresos por trabajos temporales, esta familia depende de la asistencia del Departamento de Asuntos Civiles de Gaza. ALI ALI / EFE